Última hora

Última hora

Kirguistán: decenas de miles de refugiados se hacinan en las fronteras con Uzbekistán

Leyendo ahora:

Kirguistán: decenas de miles de refugiados se hacinan en las fronteras con Uzbekistán

Tamaño de texto Aa Aa

Kirguistán está al borde de una catástrofe humana de enormes dimensiones. La ola de violencia étnica que azota el sur del país ha empujado hacia las fronteras a decenas de miles de personas, que permanecen hacinadas en pésimas condiciones a la espera de poder cruzarlas. Tras acoger a más de 100.000 refugiados, la mayoría de etnia uzbeka, Uzbekistán se niega a reabrir el paso fronterizo y sólo accede a acoger a los heridos.

El testimonio de los refugiados da cuenta de una campaña organizada para expulsarlos del país.

El epicentro de los disturbios está en Osh, la segunda ciudad más grande de Kirguistán. Allí empezó todo el pasado jueves por la noche a raíz de una pelea multitudinaria entre jóvenes uzbecos y kirguises. Desde entonces, los enfrentamientos han dejado oficialmente más de 170 muertos y unos 2.000 heridos. La intervención del ejército y la declaración del toque de queda apenas han servido para nada. Tal y como explica la presidenta interina, Roza Otumbayeva, “se dio la orden de disparar a matar si era necesario para atajar la violencia. Sin embargo, muchos soldados simpatizan con los grupos armados” y se resisten a disparar.

El gobierno está convencido de que no es casualidad que el estallido de la violencia se haya producido en el bastión tradicional del ex presidente Bakiyev, que fue derrocado en abril. Desde su exilio en Minsk, Bakiyev niega estar detrás de los disturbios, pero ya no hay nadie que le escuche en los barrios fantasmas de Osh en los que residía la minoría uzbeca.