Última hora

Última hora

Miles de mujeres, niños y ancianos se agolpan en la frontera entre Kirguistán y Uzbekistán

Leyendo ahora:

Miles de mujeres, niños y ancianos se agolpan en la frontera entre Kirguistán y Uzbekistán

Tamaño de texto Aa Aa

Una multitud desesperada se agolpa en la frontera entre Kirguistán y Uzbekistán. Son miles, sobre todo mujeres, niños y ancianos de etnia uzbeka. Huyen de sus pueblos y casas quemadas durante los enfrentamientos étnicos que han sacudido en los últimos días el sur de Kirguistán.

A través de agujeros en la alambrada les pasan comida y agua. Sólo algunos heridos, los más graves, cruzan el colador fronterizo. Estos testigos de la violencia dicen que detrás de ellos no dejan nada y relatan atrocidades sobre violaciones y francotiradores.

Uzbekistán cerró su frontera el lunes, después de recibir a más de cien mil refugiados en apenas cuatro días. Una marea humana que se dicen incapaces de soportar. Del lado uzbeko, las mezquitas y los colegios se han convertido en hospitales y refugios improvisados. Los primeros aviones con ayuda humanitaria de la ONU empiezan a llegar.

Los enfrentamiento entre kirguises y uzbekos comenzaron el jueves pasado en la localidad de Osh, cerca de la frontera. Nadie sabe exactamente cómo, pero la oficina de Derechos Humanos de la ONU afirma que todo pudo empezar con cinco ataques coordinados. Bandas armadas quemaron todo a su paso. La cifra oficial de muertos se acerca a 190 muertos y unos 2000 heridos.

Las calles desiertas de Osh, por las que patrulla el ejército, parecen haber recuperado la calma. El enviado estadounidense Robert Blake llegará el viernes a la capital kirguís.