Última hora

Última hora

Incertidumbre sobre la segunda vuelta de las presidenciales polacas

Leyendo ahora:

Incertidumbre sobre la segunda vuelta de las presidenciales polacas

Tamaño de texto Aa Aa

Se celebrarán el 4 de julio. Según los resultados parciales, ayer, el liberal Bronislaw Komorowski fue el candidato más votado, con el 41’2 por ciento de los votos. El conservador y euroescéptico Jaroslaw Kaczinski obtuvo el 36’7 por ciento y la gran sorpresa fue el casi 14 por ciento cosechado por el socialdemócrata Gregorz Napieralski.

En vista de que ninguno de los diez candidatos en liza obtuvo más del cincienta por ciento de las papeletas, se necesitará una segunda vuelta que disputarán los dos candidatos más votados. Komorowski, actual presidente en funciones, sigue siendo el favorito.

Según Pawel Swieboda de demosEuropa el resultado del domingo es “muy sorprendente. Todo el mundo se esperaba que Komorowski saliera mejor parado. Es el favorito pero no es un candidato espectacular. Apuesta por la estabilidad, pero en su campaña no hay fuegos artificiales”.

Su rival, Jaroslaw Kazynski, ha basado su campaña en el legado de su hermano, el presidente Lech Kaczynski, fallecido hace dos meses en un accidente de avión.

“Jaroslaw Kaczynski no ha sido él mismo en la primera vuelta. Hizo ver que se había convertido en un político moderado. Pero ahora va a caer la máscará y veremos una lucha mucho más reñida en la segunda vuelta”, augura Swievoda.

El resultado de la segunda vuelta está en manos del electorado de izquierdas. Napieralski no ha dado aún una consigna de voto. Aunque podría exigir que Polonia adopte la Carta Europea de los Derechos Fundamentales; o que el Estado financie la fecundación “in vitro”.

Según este otro analista, “el problema con respecto al resultado de la segunda vuelta será cuántos de los votantes de Napieralski apoyarán a Bronislaw Komorowski. No obstante, la percepción de las políticas por parte de la opinión pública no ha cambiado mucho. Los polacos siguen siendo conservadores en muchos asuntos, a excepción de la legislación sobre las técnicas “in vitro”.

Estas están siendo las elecciones más extrañas en los ventiún años de democracia en Polonia. La trágica muerte del presidente polaco y las peores inundaciones en el país en ciento sesenta años han marcado estos comicios. Ahora queda por ver si el 4 de julio la participación superará el 54,8 por ciento de la primera vuelta