Última hora

Última hora

Los trabajadores de Fiat en Nápoles aceptan reducir sus derechos para conservar el empleo

Leyendo ahora:

Los trabajadores de Fiat en Nápoles aceptan reducir sus derechos para conservar el empleo

Tamaño de texto Aa Aa

¿Qué pasará ahora en la fábrica Fiat de Pomigliano d’Arco? Los dos mil trabajadores de esta planta, cerca de Nápoles, han dicho “sí”, con un 62 por ciento de los votos, a la propuesta de Fiat de no echar el cierre, a condición de que acepten endurecer sus condiciones de trabajo y renunciar a derechos laborales.

Para muchos es un “chantaje” que abre la caja de Pandora en el grupo Fiat y en el resto de la industria italiana. Para otros, sobre todo los empleados de la planta, en paro técnico desde hace dos años, se trata de la última oportunidad.

“La mayoría no ha comprendido el proyecto de la dirección. Es un gran sacrificio para ellos traer aquí la fabricación del Panda, porque en Polonia los costes son muy bajos”, defiende un trabajador. “Ahora sí habrá un futuro. Estamos hartos. Hace dos años que estamos en paro técnico. Ahora hemos votado sí, y a los que lo hemos hecho, que nos den ese coche”, afirma otro.

Y es que existe el riesgo de que, con un tercio de votos negativos, Fiat se vuelva atrás en su proyecto para invertir 700 millones de euros y repatriar desde Polonia la fabricación del nuevo Panda. Si sigue adelante, los trabajadores deberán trabajar en turnos para que la planta funcione 24 horas al día, 6 días por semana, así como multiplicar las horas extraordinarias, entre otras medidas.