Última hora

Última hora

Lukashenko: "Para Rusia, el gas es un pretexto"

Leyendo ahora:

Lukashenko: "Para Rusia, el gas es un pretexto"

Tamaño de texto Aa Aa

La guerra del gas entre Rusia y Bielorrusia ha provocado la reducción de suministro a algunos países europeos. La parte positiva es que es verano y nadie morirá de frío.

El conflicto parece resuelto. Bielorrusia ha pagado la deuda de gas a Rusia y ésta ha dado prácticamente la misma cantidad a Bielorrusia por los derechos de tránsito.

El presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, ha declarado en una entrevista exclusiva a euronews que Moscú, en este caso, ha utilizado el gas como un instrumento de presión política sobre Minsk.

Alexandr Lukashenko: ¿Lo ve? Pagamos nuestra deuda en dólares, en rublos, el 23 de junio. Hemos pagado y pedimos a Gazprom que, por favor, pare con las restricciones al suministro de gas. Lituania y, también Alemania, se han sentido ofendidas por haber sido privadas de gas. Pero no se tienen que quejar de nosotros sino de Gazprom. Ellos han cerrado la válvula cerca del 60%. Nos han dejado un 40%, ¿tenemos la culpa de eso?

euronews: Han sucedido una serie de acontecimientos recientemente. Bielorrusia no ha reconocido la independencia de Osetia del Sur y Abjasia, no ha entrado en la unión aduanera, ha dado asilo al ex presidente de Kirguizistán. Todo eso va en contra de Rusia. Piensa que hay una causa política detrás de la guerra del gas?

Alexandr Lukashenko: La cuestión es más profunda. Rusia ha puestos los ojos sobre una propiedad pública de Bielorrusia, que hoy en día no está privatizada, y quieren comprarla al precio más bajo. Por otra parte a ellos no les gusta Lukashenko, porque él defiende ferozmente la independencia, cien por cien. Y hay otras razones personales, ya lo sabe, muchas otras cosas. A ellos no les gusta nuestra política y quieren controlarnos. Esto refleja sobre todo una posición imperialista, como lo llaman los periodistas, quieren tener a Bielorrusia en la esfera de influencia rusa. Una mentalidad imperial que consiste en replegar, presionar y estrangular.

euronews: Entonces, ¿usted cree que en este conflicto el gas ha sido utilizado como un instrumento de presión política?

Alexandr Lukashenko: El gas, es un pretexto. Dicen que es una diferencia entre entidades económicas. Es un extraño argumento teniendo en cuenta que después de mi encuentro con Medvedev acordamos que el presidente ruso iba a analizar todos los sectores de hidrocarburos, incluyendo el gas y el petróleo, y que iba a llamarme para discutir los resultados. Dos días después me doy cuenta del meollo de la película: Medvedev sentado con Miller, responsable de Gazprom, y dándole instrucciones. Fue puro teatro. Recibimos un ultimátum: cinco días para pagar. ¿Por qué pagar en cinco días si nos deben incluso más dinero? ¿Por qué no pagan? No había ninguna razón para un conflicto, absolutamente ninguna. Nos debían 260 millones y nosotros a ellos 187 millones. No había ningún motivo para un conflicto.

euronews: Entonces ¿Se trata sólo de una presión política?

Alexandr Lukashenko: Se trata de controlarnos y de castigarnos. He constatado que los medios, la televisión…ya hablan de las elecciones presidenciales en Bielorrusia. Todo está muy claro. Hay una presión ante las próximas elecciones. Y la oposición y los rusos creen que Lukashenko, para seguir en el poder tiene que apoyar al Kremlin y vender a su país. Quiero subrayar una vez más que no tengo necesidad de ningún apoyo, que no necesito ningún reconocimiento excepto el del pueblo bielorruso. Si mi pueblo elige a Ivanov, Petrov o Sidorov, al que elija será presidente.

euronews: Y ¿qué es lo que ha aportado a Rusia este conflicto?

Alexandr Lukashenko: Ha conseguido que Europa se convenza, aún más, de la necesidad de buscar alternativas al suministro energético procedente de Rusia y que no se puede contar con Rusia. Y los rusos saben lo que les espera.

euronews: Dígame, señor presidente, ¿cree que cada vez es más difícil comprometerse con Rusia en otras cuestiones? ¿Es posible que sea el momento de dar un giro de 180º y tomar el camino de la integración europea?

Alexandr Lukashenko: Usted sabe que la mayor parte de las políticas no toleran ningún giro a la mitad y las curvas cerradas mucho menos. En segundo lugar seamos objetivos ¿Nos espera Europa? Hoy en día Europa tiene tantos problemas con sus 27 estados que no tiene ningún interés en Bielorrusia, en Ucrania o en otros países. No es que no nos guste Europa, no. Pero nuestro pueblo quiere vivir en su país. No vamos a dar media vuelta, queremos continuar nuestro camino. Queremos vivir aquí y no tener problemas con nadie y mucho menos con nuestros vecinos, de un lado Rusia y de otro la Unión Europea. No queremos entrar en conflicto con nadie, excepto si nos obligan. Queremos estar en nuestra tierra como un Estado soberano e independiente, sin crear problemas a nadie.