Última hora

Última hora

Moscú y Minsk entierran el hacha de la guerra del gas: Europa suspira aliviada

Leyendo ahora:

Moscú y Minsk entierran el hacha de la guerra del gas: Europa suspira aliviada

Tamaño de texto Aa Aa

El gas ruso vuelve a fluir a toda presión en dirección a la UE a su paso por Bielorrusia. Moscú y Minsk han saldado el grueso de la deuda que se reclamaban mutuamente y que ha estado a punto de desatar un conflicto de nefastas consecuencias para medio continente.

Tal y como comentaba ayer el presidente bielorruso a Euronews, su gobierno saldó el miércoles los pagos por consumo de combustible que le exigía la compañía estatal rusa Gazprom, cerca de 200 millones de dólares. “Alemania y Lituania están sufriendo cortes de suministro”, decía, “que reclamen a Gazprom”.

A su vez, Gazprom ha pagado a Minsk por derechos de tránsito del gas cerca de 230 millones de dólares, 30 menos de lo solicitado por el gobierno bielorruso. Moscú se ha apresurado a apagar las brasas de este contencioso para disipar las dudas europeas sobre la fiabilidad de su principal suministrador de gas: “es un conflicto con una república que mantiene relaciones especiales con Rusia”, explicaba el primer ministro ruso, Vladímir Putin. “Me gustaría destacar que nuestros socios bielorrusos reciben el gas natural al precio más bajo posible”.

Un precio político heredado de la era soviética cuyo mantenimiento depende en buena parte de las relaciones entre ambos gobiernos, lazos que, a la luz de estas y otras disputas, no son tan fuertes como lo fueron antaño.