Última hora

Última hora

Alemania: la elección del nuevo presidente pone en aprietos a Angela Merkel

Leyendo ahora:

Alemania: la elección del nuevo presidente pone en aprietos a Angela Merkel

Tamaño de texto Aa Aa

Angela Merkel afronta este miércoles un nuevo test de liderazgo con motivo de la elección del presidente de Alemania. La canciller y su coalición han caído en picado en los sondeos, por lo que una derrota de su candidato, el ministro de Baja Sajonia, Christian Wulff, podría tener nefastas consecuencias para el ejecutivo.

Anclado ideológicamente en el ala derecha de la Unión Cristiano Demócrata, Wulff no ha tenido reparos en criticar la labor de Merkel durante los 7 años que lleva al frente del gobierno regional en Hanover. Al impulsar su candidatura a la jefatura del Estado, la canciller se desembarazaba de uno de sus más feroces rivales dentro de la CDU, puesto que los poderes de la presidencia en Alemania son más simbólicos que reales.

Sobre el papel, el cálculo político de Merkel era perfecto: sumando los votos de la coalición entre cristianodemócratas y liberales, Wullf obtendría 20 más de los necesarios para que ser elegido por mayoría absoluta. Sin embargo, la canciller no contaba con los planes de la oposición, que ha presentado como candidato a Joachim Gauck, una de las personalidades más populares del país.
Pastor luterano, Gauck se ganó el aprecio y respeto de sus conciudadanos por su labor disidente en la antigua República Democrática Alemana (RDA). Su perfil encaja a la perfección con las características del cargo, para el que se requiere una gran altura moral. Por si fuera poco, los sondeos muestran que arrasaría en las urnas si el presidente fuera elegido por sufragio universal. Pero la elección corresponde a una Asamblea Federal formada por los miembros del Bundestag y representantes de los 16 länder nombrados por los partidos.

Será presidente el candidato que obtenga la mayoría absoluta de los votos en la primera o la segunda ronda. Si ninguno lo consigue, se procederá a una tercera votación en la que sólo es necesario obtener la mayoría simple de los sufragios.

El mandato del Jefe del Estado tiene una duración de 5 años y puede renovarse, como ocurrió el año pasado con el cristiano-demócrata Horst Köhler. Sin embargo, dimitió sorpresivamente el pasado 31 de mayo sin querer explicar por qué lo hacía. La renuncia llegó tras unas polémicas declaraciones que no fueron respaldadas por Merkel en las que relacionó las intervenciones militares alemanas en el exterior con la defensa de intereses comerciales y económicos.