Última hora

Última hora

Claude Moniquet: "El asunto de los espías rusos no va a quedar ahí"

Leyendo ahora:

Claude Moniquet: "El asunto de los espías rusos no va a quedar ahí"

Tamaño de texto Aa Aa

Olivier Péguy, euronews: Buenos días señor Moniquet. Usted es presidente del centro Europeo de Inteligencia Estratégica y Seguridad. Hablemos de este caso de presunto espionaje: la detención de una decena de espías rusos que trabajaban para la inteligencia de este país. Eso es lo que acaba de ocurrir en Estados Unidos. Parece el argumento de una novela de la Guerra Fría. ¿Qué le sugiere todo esto?

Claude Moniquet: Antes de nada, todo esto me dejó estupefacto. El hecho de que los rusos sigan espiando a los estadounidenses, y viceversa, 2 décadas después del final de la guerra Fría, en realidad no es sorprendente. Lo que sí es sorprendente en este asunto es su duración. Este asunto ha durado 20 años, al menos 15 con toda seguridad. Y también la duración de la vigilancia por parte de las autoridades estadounidenses, porque descubrieron a estos espías rusos hace al menos 7 años. Durante 7 años, se les siguió. Habían puesto micrófonos y cámaras en sus domicilios y lugares de reunión. Seguían el rastro a sus coches. Les seguían a cada paso. Y eso es verdaderamente fascinante. Al leer el informe de la acusación estadounidense que hoy se ha publicado, parece que estamos leyendo el argumento de una buena novela de espías de la Guerra Fría.

Olivier Péguy, euronews: ¿Y qué contiene exactamente ese documento?

Claude Moniquet: Son 6 o 7 años de investigaciones, condensados en varias decenas de páginas. Ha habido pesquisas secretas. Se entró en casa de estas personas en su ausencia, por orden judicial. Se instalaron micrófonos, se copiaron los discos duros de sus ordenadores, se pincharon sus teléfonos fijos y móviles. Se instalaron dispositivos GPS en sus vehículos. A veces, lo hacían agentes escondidos bajo identidades falsas. A partir de todo eso se reunió una enorme cantidad de datos. Diez años de investigación significan decenas de agentes implicados y millones de dólares invertidos. Eso es en esencia lo que encontramos en el acta de acusación.

Olivier Péguy, euronews: En su opinión, qué consecuencias va a tener este caso en las relaciones entre Washington y Moscú?

Claude Moniquet: La historia ha demostrado que este tipo de cosas enfrían las relaciones. Y el asunto no va a quedar ahí, ya a corto plazo. Habrá expulsiones de diplomáticos rusos, porque se han detectado contactos entre los diplomáticos rusos en la ONU y estos agentes ilegales. Así que habrá expulsiones. También expulsiones de estadounidenses en Rusia. Habrá un pequeño período de frialdad, y después las aguas volverán a su cauce. La historia nos demuestra que el espionaje lo han practicado todos los países, y todos lo aceptan. Pero que a uno le pillen con las manos en la masa no es nunca agradable. Es un mal momento que habrá que pasar, pero la política superará todo.

Olivier Péguy, euronews: Lo que es un poco curioso, inquietante, vergonzoso, es que este asunto se produzca unos días después de la puesta en escena de unas relaciones cordiales y cálidas entre los presidentes ruso y estadounidense. Y unos días más tarde, una detención por un caso de espionaje.

Claude Moniquet: Esto ha sido una concidencia. El FBI temía que una parte de estos ilegales se habla de una decena de personas arrestadas que al parecer trabajaban en cinco parejas, abandonasen el país y se encontrasen fuera del alcance de la justicia estadounidense. Decidieron actuar después de la cumbre de Estados Unidos y Rusia, y no antes, afortunadamente. Pero creo que sí fue una concidencia. Además, los rusos son muy pragmáticos. Y frente a asuntos similares hace unos años, dijeron que querían poner a un lado los asuntos de inteligencia, que son legítimos, y separarlos de las relaciones políticas, que pertenecen a un ámbito diferente.