Última hora

Última hora

Jerry Percy, pescador: "No soy un experto, pero he pasado 20 años en el mar y he visto cómo las especies han cambiado"

Leyendo ahora:

Jerry Percy, pescador: "No soy un experto, pero he pasado 20 años en el mar y he visto cómo las especies han cambiado"

Tamaño de texto Aa Aa

No entiendo mucho los aspectos científicos, pero lo que sé es que durante los últimos 20 años he trabajado en el mar, en la costa oeste, y he visto cómo muchas especies han ido cambiando sus hábitos. Y según lo que he podido ver, aunque sea un profano en la materia, es que la única razón es el aumento de las temperaturas.

Hace 20 años era imposible ver un centollo en las aguas de Gales, ni siquiera en toda la costa oeste del Reino Unido. Se trataba de una especie más propia de España, del mediterráneo. Ahora, puede que se trate de una especie invasora, pero tiene bastante valor en el mercado y hay literalmente decenas de miles de ellos.

Se puede decir que los centollos son uno de los mejores ejemplos de los beneficios que puede traer el cambio climático, porque nos ha traído nuevas especies en cantidades significativas.

A corto plazo es algo bueno para los pescadores, porque tenemos especies alternativas con buena salida al mercado. Sin embargo a largo plazo no sabemos qué puede pasar. Si continúa esta migración hacia el norte, en algún momento en un futuro no muy lejano se irán de aquí.

Creo que la especie de entre las que pescamos normalmente que más claramente ha cambiado sus hábitos de temporada es la lubina. La lubina aquí siempre había sido una especie de verano. Se podía pescar a finales de mayo, en junio, julio y agosto, y después desaparecía, de regreso a aguas más calidas. Ahora se puede pescar durante todo el año. Se pueden capturar lubinas aquí, en el estuario, en pleno invierno.

Solíamos pescar con palangre desde una embarcación pequeña para pescar tiburones. Hace unos años era imposible ver una ballena asesina. Ahora, cada año es posible ver al menos media docena de ellas durante la temporada de pesca.

Es obvio que se trata de grandes criaturas. La diferencia entre estas especies y los peces que pescamos normalmente es que cuando pasan al lado de la embarcación, te echan un vistazo. Puedes ver como te miran y se preguntan si serías un bocado sabroso.

Hoy en día hay otro buen ejemplo. Cuando hablas con pescadores de Milford que han estado faenando durante 20, 30 ó 40 años, no tienen ninguna duda de que el viento se está volviendo cada vez más fuerte.

Las incidencias con vientos cada vez más fuertes se han convertido en algo habitual. Algunos pescadores dirán incluso que las mareas cada vez son más fuertes. Puede que eso sea cierto, o puede que se trate sólo de vientos más fuertes… No sé si los vientos tienen algún efecto en la marea, pero lo que es cierto que estamos atravesando un cambio climático.

Soy un profano, no soy un experto en el cambio climático, no sé suficiente al respecto. Todo lo que puedo decir es lo que he visto como pescador, estando en el mar 24 horas al día, 7 días por semana durante las últimas décadas. Se están produciendo cambios, y son cambios muy significativos.