Última hora

Última hora

Bélgica, dividida, toma las riendas de la Unión

Leyendo ahora:

Bélgica, dividida, toma las riendas de la Unión

Tamaño de texto Aa Aa

Y lo hace en plena crisis económica, la peor de los últimos cincuenta años. ¿Con qué credibilidad y con qué convicción va a presidir Bélgica el bloque a partir del 1 de julio? El gobierno en funciones de Yves Leterme recoge el testigo de España, advirtiendo que su equipo adoptará una postura “modesta”.

“Hay un gobierno que puede gestionar esta presidencia belga, teniendo en cuenta además que el contenido del programa ha sido negociado con todos los grandes partidos políticos del país y que el ochenta por ciento de las formaciones políticas han dado su visto bueno a la presidencia belga”, declaraba el primer ministro esta semana.

Si Leterme va con pies de plomo es porque sabe que el ejecutivo está en jaque tras la victoria de los independentistas flamencos de Bart de Wever, en las elecciones del pasado 13 de junio. Los analistas auguran que, en el mejor de los casos, el nuevo gobierno no se formará antes de octubre.

Una impresión de inestabilidad que Leterme minimizaba alegando que “los problemas institucionales, las demandas de repartición de competencias y responsabilidades, llevan años sobre la mesa, asi que lo que ocurre en Bélgica es totalmente independiente del calendario europeo”.

El crecimiento económico, la lucha contra el cambio climático, y la puesta en marcha de un servicio de acción exterior son algunas de las prioridades de la presidencia belga.

Leterme está dispusto a quedarse en un segundo plano cediendo el protagonismo a otro belga: Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo.