Última hora

Última hora

Bélgica: prioridades y dificultades

Leyendo ahora:

Bélgica: prioridades y dificultades

Tamaño de texto Aa Aa

euronews: Está con nosotros Paul Magnette, ministro belga del Clima y la Energía. Gracias por haber respondido a nuestra invitación. Su gobierno gestiona los asuntos corrientes, otro ejecutivo está gestándose, el país está dividido… en este contexto la gente se pregunta evidentemente con qué credibilidad van a dirigir la política europea durante los seis próximos meses.

Paul Magnette:
“Esos cuestionamientos se entienden, pero creo que tenemos que tranquilizar a todo el mundo: la presidencia se ha preparado muy bien. Hace más de dos años y medio que trabajamos en ello y hemos seguido haciéndolo con la troika, con España y con Hungría. Hemos preparado el programa de cada uno de los ministros. La diplomacia y la función pública están muy movilizadas. La semana pasada nos reunimos con los grupos parlamentarios. Nos dijeron que estaban muy impresionados por el nivel de preparación de la presidencia belga, asi que pueden estar tranquilos”.

euronews: Una de las prioridades, una de las ambiciones de la presidencia belga es llegar a concretar un gobierno económico europeo. ¿Cómo espera conseguirlo?

Paul Magnette:
“En primer lugar, apoyando a Herman van Rompuy, porque vivimos con las reglas del Tratado de Lisboa: hay un presidente permanente del Consejo Europeo, al que por cierto Bélgica no apoyó con mucho entusiasmo cuando se negoció el Tratado. Pero puesto que el texto está ahí y como consideramos que esta función debe ser ejercida, vamos a respaldarle completamente. Esta decisión fue adoptada mucho antes de que el gobierno se dedicara a los asuntos corrientes. Respaldaremos el papel de Herman van Rompuy para racionalizar las reglas y lograr que en vez de la escasa coordinación entre las políticas presupuestarias, de las miradas mútuas y de la vigilancia multilateral (que actualmente no funcionan muy bien) pasemos a una verdadera convergencia estructural de nuestras políticas económicas y sociales.

euronews: Desde su cargo de ministro del Clima y de la Energía, usted habla de una presidencia ejemplar en el terreno del desarrollo sostenible. ¿Qué significa esto?

Paul Magnette:
“Una presidencia es un evento enorme, no tanto como los Juegos Olímpicos o un mundial, pero aún así es muy importante porque implica: cantidad de viajes, de reuniones, de documentos… Pues bien, mucho antes de que se iniciara la presidencia decidimos seguir un cuaderno de especificaciones técnicas, extremadamente estrictas para limitar cualquier forma de contaminación o de despilfarro de recursos naturales, para que ésta sea una presidencia duradera”

euronews: ¿nos podría dar algunos ejemplos concretos?

Paul Magnette:
“Sí, esto lo hacemos a todos los niveles: desde los bolígrafos, o los papeles que se distribuyen en las reuniones, hasta el modo de desplazamiento. Por ejemplo hemos intentado concentrar las reuniones para evitar desplazamientos inútiles. Todo ha sido calculado de forma que se pueda reducir la huella de CO2 de la presidencia belga”.

euronews: La Comisión Europea acaba de echar un rapapolvo a Bélgica por el tratamiento de las aguas residuales. Su país ha sido citado ante el Tribunal Europeo de Justicia. No se puede decir que estén dando un buen ejemplo…

Paul Magnette:
“No, es cierto que hay dossieres en los que podemos hacerlo mejor, y sabemos que el dossier de las aguas residuales es desde hace años es uno de los más difíciles. No es una novedad. Tenemos una gran densidad de población, lo cual explica, en parte, las dificultades con las que nos topamos. Sabemos que todavía se pueden mejorar las cosas desde ese punto de vista. Pero bueno a cada Estado se le puede reprochar una dificultad en algo, y no por ello hay que cuestionar la credibilidad de la presidencia en su conjunto”