Última hora

Última hora

Voluptuosidad y lujo según Lagerfeld

Leyendo ahora:

Voluptuosidad y lujo según Lagerfeld

Tamaño de texto Aa Aa

Ha sido el plato fuerte de los desfiles de Alta Costura de París. En una paleta de espesos marrones y granates bordados de pedrería, los vestidos Chanel más desestructurados que de costumbre imponen la ley del rey.

Y del superlujo de los detalles al estudio minucioso de la silueta, María Grazia Chiuri y Pier Paolo Piccioli flirtean con lo gótico y lo cibernético, ofreciendo una versión actualizada de la esencia del maestro Valentino.

Para estos dos diseñadores, la alta costura necesita de los placeres de la carne.

Una carne sutilmente abrazada por retazos de piel que han sabido inspirar a un Jean Paul Gaultier reconvertido a una cierta austeridad. Los negros predominan aunque no falta algún toque de color.

El broche lo puso la exuberante Dita von Teese, recubierta de una armadura negra como si fuera un esqueleto.

Magnificencia, bravuconería, fidelidad al lujo… todo eso se respiraba, incluso en backstage.

La coherencia la dictó Elie Saab. Un rojo trágico fue el hilo conductor de una colección.

Ocres, platas fieles en vestidos de líneas vaporosas, largos hasta el suelo. Las novias de ensueño, envueltas en tul, no abandonan el velo con cola.

Y del león de Chanel al toro de Eric Tibusch. Criaturas salvajes mitad humanas mitad animales. las modelos han escenificado un exotismo salvaje.

Piedes de becerro, cornamentas y vestidos esqueleto descubren el cuerpo felino de una mujer que ha dejado de ser sexy para mostrar una sexualidad desbordada.