Última hora

Última hora

Bosnia: el retorno imposible

Leyendo ahora:

Bosnia: el retorno imposible

Tamaño de texto Aa Aa

Cuando cumplió 24 años, Almir Mustafic decidió empezar una nueva vida. Ex camarero en Tuzla, ahora trabaja de obrero de la construcción, como el 90% de los bosnios que emigran a Francia.

“LLegue a Francia en 2004. En el país donde nací no podía hacer nada. Sobre todo después de la guerra no había trabajo, todo estaba destruido, asi que probé suerte en Francia.”

Tras los Acuerdos de Dayton que pusieron fin a la guerra en 1995, Almir Mustafic se fue de su pueblo en la Republika Srpska, para instalarse en otra parte de Bosnia. Pero la Federación Croato Musulmana tampoco era su hogar

“Vivía en la Federación, por tanto, no estaba en mi casa. Estaba en Bosnia pero seguía siendo un refugiado. Vivía en una casa que no era la mía y tenía estatuto de refugiado aunque estuviese en Bosnia, mi país. Como tenía amigos en Francia, me dijeron que tal vez podría conseguir papeles, así que probé suerte y decidí irme de Bosnia”

“En cuanto llegué a Francia, pedí inmediatamente el estatuto de refugiado político. Esperé la respuesta definitiva durante un año y medio. Ahora tengo la nacionalidad francesa. Desde que me dieron mis papeles y el permiso de residencia de 10 años, como refugiado político, encontré trabajo, alojamiento y pedí inmediatamente la nacionalidad, para sentirme realmente en casa.

Al principio fue muy difícil, vivimos en un montón de sitios…por ejemplo en casas ocupa de las que nos expulsaba la policía. Entrábamos ilegalmente en las casas…no teníamos derecho a hacerlo, pero necesitábamos un techo. Después encontramos un parque, compramos tiendas de campaña y formamos nuestro propio squat. Me quedé allí ocho meses. Ahora estoy casado, tengo un hijo de tres años y me siento muy bien.

Mensour, el hermano pequeño de Almir, llegó a Francia un año después. Él también tiene papeles, pero cada vez es más difícil conseguir el estatuto de refugiado. Cientos de bosnios viven con el temor de que les expulsen. Desde 2005, Bosnia ya no se considera un país peligroso.