Última hora

Última hora

Dayton: 14 años de paz sin reconciliación

Leyendo ahora:

Dayton: 14 años de paz sin reconciliación

Tamaño de texto Aa Aa

En Noviembre de 1995, en una base militar estadounidense cerca Dayton, una serie de negociaciones pone fin a la guerra que devasta Bosnia desde hace tres años.

Un mes después, en París, los tres presidentes de entonces, el bosnio Alija Izetbegovic, el serbio Slobodan Milosevic, y el croata Franjo Tudjman firman oficialmente los llamados acuerdos de Dayton, que establecen una división del país en dos entidades con un completísimo sistema político.

La federación de Bosnia Herzegovina, llamada croato-musulmana y la República Srpska ven la luz.

En la primera, que ocupa el 51% del territorio viven mayoritariamente musulmanes y croatas. En la segunda hay una mayoría de serbios.

Cada una está dividida en varios municipios y ambas tienen un presidente, un primer ministro, un Parlamento y una Constitución propias.

Juntas, las dos entidades forman Bosnia Herzegovina, dirigida a nivel federal por una presidencia colegiada compuesta por tres presidentes representantes de las tres principales etnias. Sus mandatos son de cuatro años, y cada ocho meses, rotan al frente de la presidencia.

El principio que defendían los acuerdos era que serbios, croatas y musulmanes estuviesen representados equitativamente y que tras la paz, cuajase la reconciliación.

Pero Dayton no funcionó como estaba previsto. Aunque las elecciones de 2006 marcaron un hito porque por vez primera, los tres partidos nacionalistas dejaron de estar en el primer plano de la escena política, vuelven a tener el viento en popa de cara a las próximas elecciones de octubre.

Catorce años después de la guerra, en Bosnia las diferentes etnias han reaprendido a convivir, pero los líderes políticos son incapaces de hablar en un mismo idioma sin la intervención del alto representante de la comunidad internacional, aún en el terreno.

De facto, dos pesos pesados que conocieron bien la guerra, comparten el poder en el país: Haris Siladzic, ex primer ministro de la Federación y actual miembro de la presidencia colegiada y Milorad Dodik, primer ministro de la Republika Srpska.

Siladzic defiende el final de la división, Dodik reivindica el derecho a la autodeterminación de la República Serbia.

Dos posiciones irreconciliables que defienden con la boca pequeña y que mantienen al país al mismo tiempo estable y en un impás.