Última hora

Última hora

Meliha Bosnjak, víctima y testigo de lo ocurrido en Srebrenica

Leyendo ahora:

Meliha Bosnjak, víctima y testigo de lo ocurrido en Srebrenica

Tamaño de texto Aa Aa

Meliha Bosnjak tiene venticinco años. Tenía quince años, cuando perdió a su padre en Sebrenica. Euronews ha hablado con ella en Saint-Genis Laval, cerca de Lyon, al este de Francia.

Meliha Bosnjak:
“Fue el 11 de julio. Cuántas emociones, en un sólo día. Yo sólo tenía diez años. No sabía que estaba ocurriendo a nuestro alrededor. Mi madre nos cogió y nos dijo: “no quiero que miréis”.

En aquellos momentos Srebrenica era una zona protegida, y nosotros habíamos ido hasta allí precisameinte para que nos protegieran.

Mi padre se quedó en Srebrenica y mi madre, mis hermanas, mi hermano y yo nos fuimos a Tuzla, otra ciudad libre.

Fueron los serbios quienes lo hicieron. Separaron a las mujeres y a los hombres. Mi madre dio mi hermano pequeño a mi hermana. Ella lo llevó hasta el autobús y se quedó con él todo el tiempo dentro del autocar, para que los serbios pensaran que era su hijo. Era muy jóven; pero como era alta, mi madre tuvo miedo porque se rumoreaba que iban a separar a las jóvenes de los demás, para violarlas.

Mi padre se quedó y nosotros nos fuimos. Como el resto de los hombres se fue muy rápido, no hubo ni quince minutos para que nos pudiéramos decir adiós, para hablar… Recuerdo sólo que le dijo a mi madre: “protege bien a mis niños, y calmate, y sobretodo no llores, controla la emoción, vamos a vernos en Tuzla”. Y se fue por el camino del bosque, como otros casi diez mil hombres… ahora vemos las imágenes de aquellos diez mil muertos, desperdigados por todos los bosques del este de Bosnia.

De hecho hemos óído cantidad de historias, la última es que a mi padre le hirieron en la pierna derecha, no podía andar y se quedó en el bosque. También nos contaron otra historia: decía que estaba tan cansado que se iba a rendir a los serbios. En aquel bosque también había serbios, que les llamaban y les decían: “venid que no vamos a haceros nada, os vamos a intercambiar por serbios prisioneros de los bosnios”. Quizás mi padre lo creyó y se fue. Asi que tenemos dos historias y no sabemos cuál creer. Sabemos unicamente que mi padre esta muerto y que hasta ahora no le hemos encontrado. A mi me gustaría mucho saber dónde está mi padre, saber dónde está su tumba para poder rezar por él allí.”