Última hora

Última hora

"No me pienso quitar el burka, aunque me multen"

Leyendo ahora:

"No me pienso quitar el burka, aunque me multen"

Tamaño de texto Aa Aa

La perspectiva de que el velo integral islámico, en todas sus modalidades, esté prohibido en Francia siembra división en la calle. Divide también a los diputados. El debate sigue abierto en el país con la mayor comunidad musulmana de Europa: 5 millones de personas.

“El burka afecta a la dignidad de la mujer”, afirma el diputado conservador Patrick Ollier, “es algo importante para nosotros y si votamos a favor de esta ley es porque queremos que las mujeres estén protegidas contra quienes las obligan a llevar esta prenda que no tiene nada que ver con la religión”.

“Yo soy uno de los que desde hace meses sostienen, como la mayor parte de los diputados y de los franceses, que el niqab y el burka no tienen nada que ver con los valores de la República y por eso hay que prohibirlos”, señalaba el socialista Manuel Valls.

¿Qué piensan las personas más directamente afectadas por esta ley, esas mujeres que dentro de unos meses se encontrarán con que llevar el velo integral les puede salir muy caro?

Es el caso de Kenza Drider. Afirma que nada va a hacerle cambiar de vida. “Mi niqab es mi niqab, pienso seguir llevándolo. El gobierno puede estar de acuerdo con mi decisión o no, pero yo no estoy haciendo nada ilegal. Y si la Policía viene y me multa, que me multen: yo apelaré a los derechos humanos en nombre de mi libertad”.