Última hora

Última hora

Pierre Lellouche: " Es un error otorgar falsas soberanías"

Leyendo ahora:

Pierre Lellouche: " Es un error otorgar falsas soberanías"

Tamaño de texto Aa Aa

Secretario de Estado de Asuntos Europeos desde junio de 2009, Pierre Lellouche es una de las figuras más discretas del gobierno francés. Antiguo presidente de la Asamblea parlamentaria de la OTAN y, más tarde, enviado especial de Francia en Afganistán y Pakistán, Lellouche se ocupa, entre otros temas de actualidad, de la política de vecindad europea, la crisis financiera y la candidatura turca. Hoy, analiza para euronews la evolución de la política francesa en la escena internacional y europea.

euronews: Bienvenido

Lellouche: “Bienvenida al Quai d’Orsay”

euronews: Pronto se cumplirá el segundo aniversario del conflicto ruso-georgiano. Francia y el presidente Sarkozy jugaron un papel importante para acelerar el fin de la guerra. ¿Qué relación mantiene, hoy, Francia con ambas partes cuando sabemos que la situación en Osetia del sur y Abjasia parece estar en punto muerto?

Lellouche: “Sentimos que estén un punto muerto. Mantenemos buenas relaciones con Georgia. Hoy, somos los únicos presentes en este territorio al margen de las fuerzas rusas y georgianas. Los europeos están allí gracias a una iniciativa de Francia. El presidente Saakashvili estuvo, recientemente, en París. El 15 de julio, en Batoumi, comienzan las negociaciones sobre el acuerdo de asociación entre Georgia y la Unión Europea. Respecto a los enclaves de Abjasia y Osetia, forman parte del territorio georgiano. Así que, la supuesta independencia de esos territorios, proclamada localmente y reconocida por Rusia, no tiene, para nosotros, ningún valor jurídico. Creo, incluso, que es un error otorgar una falsa soberanía a territorios que se encuentran en el interior de un país soberano, puesto que todo esto crea precedentes que no son de ninguna utilidad para nadie. Creo que en Moscú hay mucha gente que entiende esto.”

euronews: Francia, en tanto que copresidente del Grupo de Minsk, está particularmente involucrada en el conflicto de Nagorno Karabaj. ¿Está usted satisfecho de la colaboración con Rusia y Estados Unidos parra resolver este dossier que parece bloqueado desde hace años?

Lellouche: “Bueno, está estancado por problemas de política interior. Animamos a la prensa, a las alianzas políticas locales, tanto de la parte turca como de la parte armenia. Hemos apoyado iniciativas del presidente turco, Gül, como su diplomacia del fútbol con Armenia. Vimos que hubo un acuerdo que, desgraciadamente, no fue ratificado. Vigilamos que la búsqueda de soluciones se haga por la vía del diálogo. Y todo esto puede aplicarse al caso de Azerbaiyán y su conflictiva región de Nagorno Karabaj bajo influencia armenia, región que tiene un gran potencial económico. No podemos obviar el problema de los refugiados para los que hay que buscar una solución.”

euronews: ¿Pueden las iniciativas propuestas por Turquía desbloquear la situación?

Lellouche: “Les he pedido desde hace mucho tiempo que abran sus fronteras terrestres, usted sabe que el espacio aéreo ya lo está. Los turcos ganarían mucho si abren sus fronteras con Armenia, y no aislan a este país. Así que, espero que Turquía dé este paso aunque sea difícil, puesto que persiste el problema de los refugiados en Azerbaiyán y Turquía siente una especie de solidaridad a la vez religiosa y étnica con los azerbaiyanos.”

euronews: En la última cumbre entre la UE y Rusia se habló de suprimir los visados. ¿Qué interés tiene esta iniciativa para los ciudadanos europeos, qué perspectivas presenta y cuáles son las dificultades que encuentra?

Lellouche: “Mire, nosotros consideramos que la Guerra Fría se ha acabado y que Rusia es un país amigo. Para que los visados funcionen, tienen que hacerlo en los dos sentidos. No nos oponemos a la idea de que los rusos entren en Europa sin visado, a condición de que sea recíproco y los europeos puedan entrar en Rusia.”

euronews: ¿Y no es el caso?

Lellouche: “Tengo la impresión de que, aún, hay mucho por hacer.”

euronews: La política de acercamiento entre Moscú y Washington parecer ir por buen camino pese a los últimos acontecimientos. ¿Tiene miedo la Unión Europea de quedarse al margen, si las cosas continúan así?

Lellouche: “Déjeme citarle una frase del maestro Kissinger, que fue mi profesor: “Cuando los rusos y los estadounidenses se entienden, los europeos tienen miedo, y cuando los rusos y los estadounidenses se pelean, los europeos sienten miedo también.” Rusia y Europa tienen intereses estratégicos convergentes: el terrorismo, la proliferación de las armas de destrucción masiva… Así que tenemos que trabajar juntos. Y lo hacemos en el caso del terrorismo, trabajamos, también, en Afganistán. Cada mes que pasa progresa esa cooperación entre Rusia y Europa, también con Estados Unidos y la OTAN, pero, ante todo, Rusia y Europa cooperan para solucionar esos conflictos antiguos y pasar a otra cosa.”

euronews: Acaba de llegar de Bruselas donde comienza a tomar forma el servicio diplomático de la UE en torno a la señora Catherine Ashton. Mientras tanto, en París, se habla de crisis de influencia del Quai d’Orsay. Según usted, ¿tiene que ver una cosa con la otra?

Lellouche: “Escuche, no tiene nada que ver. Primero, no tengo conocimiento de ninguna crisis de influencia en el Quai d’Orsay, que no tiene, escrupulosamente, nada que ver con el servicio diplomático europeo que nosotros, desde París, hemos apoyado intensamente. Un servicio que comienza y que, en otoño, contará con su estado mayor, más delegaciones que exisiten ya. Hablamos de las embajadas de la Unión Europea. Creo que necesitamos, aún, dos años o tres antes de que el sistema diplomático europeo encuentre su sitio, su complementariedad con las embajadas de los países miembros que segurirán tejiendo sus redes diplomáticas.”

euronews: ¿Cuál es su visión sobre la situación europea tras la entrada en vigor del Tratado de Lisboa y la crisis griega? Cree que esta crisis puede tener consecuencias sobre el papel que juega la Unión Europea en el mundo?

Lellouche: “La crisis ha tenido repercusiones importantes en el mundo entero. Ha cambiado el equilibrio de fuerzas. Lo que más me preocupa es la débil tasa de crecimiento en Europa, de un 1%, doce veces inferior a la de China. Tenemos un problema de crecimiento y de adaptación de nuestro modelo económico en un mundo mucho más competitivo. Esta crisis ha sido un desafío enorme desde hace dos años, con un conjunto de 27 países muy diferentes entre sí, con elecciones y cambios de gobierno constantes, yo diría que, pese a la crisis, la familia europea ha permanecido unida.”