Última hora

Última hora

Un apretón de manos espacial y político

Leyendo ahora:

Un apretón de manos espacial y político

Tamaño de texto Aa Aa

Fueron imágenes para la historia. Ya datan de 35 años: las del acoplamiento de la nave soviética Soyuz y la estadounidense Apolo. No eran sólo dos naves en el espacio.

Las escotillas abiertas eran también el símbolo de que la Unión Soviética y EEUU empezaban a dejar atrás la tensión de la Guerra Fría. El 17 de julio de 1975 los mismos individuos que hoy acudían a la sede de la corporación estatal aeroespacial Energuia, en la región de Moscú cumplieron la misión en la que miles de personas habían trabajado durante años.
“Me acuerdo que dije cuando brimos la escotilla que estábamos abriendo también una nueva era allá abajo”, dice uno de los miembros de la tripulación estadounidense.
El proyecto, acordado en 1972 por los presidentes Alexéi Kosiguin y Richard Nixon permitió que expertos norteamericanos entrenaran en la URSS y viceversa. La Soyuz-19 y el Apolo-18 estuvieron acopladas durante 44 horas, tiempo que sus tripulantes aprovecharon para intercambiar banderas, regalos y comer juntos.