Última hora

Última hora

Las reivindicaciones de la disidencia cubana

Leyendo ahora:

Las reivindicaciones de la disidencia cubana

Tamaño de texto Aa Aa

Trece de julio, siete disidentes cubanos, en su mayoría periodistas, llegan a Barajas. Forman parte del grupo de setenta y cinco cubanos que en la primavera de dos mil tres fueron condenados a durísimas penas de prisión.

El primer fruto de las negociaciones entre la Iglesia católica cubana y Raúl Castro. Y también una de las promesas que el presidente cubano había hecho al gobierno español. El país que defiende que la Unión Europea abandone la llamada “posición común”, que condiciona la cooperación económica entre Bruselas y la Habana a la mejora de los derechos humanos en la isla.

“Somos la avanzada de un grupo de prisioneros de conciencia que apenas ha tocado tierra española después de más de 7 años de injusto encierro y cautiverio” afirma uno de los disidentes cubanos.

Pero la liberación de los presos políticos no es la única reivindicación de la disidencia cubana. También quieren avances hacia la democracia. En primer lugar, por supuesto, libertad de expresión y de prensa. La supresión de la policía política, particularmente la “sección 21” de los cuerpos de Seguridad del Estado. Y enterrar la ley número 88, la llamada ley “mordaza”, que prevé una pena de 15 años a aquellos que colaboren con medios de comunicación estadounidenses.

La oposición también reclama libertad para poder viajar al extranjero, para crear empresas y acceder a la propiedad privada, y libre acceso a la televisión por cable.