Última hora

Última hora

La protección de las costas: un desafío para los científicos

Leyendo ahora:

La protección de las costas: un desafío para los científicos

Tamaño de texto Aa Aa

Poco a poco, el aumento de las mareas por el cambio climático se convierte en un riesgo para nuestas costas. Estos frágiles ecosistemas están amenazados por las inundaciones y el incremento de la erosión. El mayor desafío ahora es encontrar una forma de protegerlos a largo plazo.

Barbara Zanuttigh, coordinadora del proyecto Theseus: “La sostenibilidad es una de las claves que nos exige la naturaleza, por lo que tenemos que desarrollar defensas que, además de ser útiles, estén a favor del medio ambiente”

Los científicos han puesto en marcha un programa de investigación de la Unión Europea llamado Theseus para estudiar cómo tratar el litoral. Mientras ellos han comenzado el trabajo, los océanos continúan avanzando.

Fernando J. Méndez, Profesor Asociado de la Universidad de Cantabria: “El nivel del mar está subiendo. Los ultimos datos procedentes de satélites nos confirman que actualmente el nivel medio del mar está subiendo a una velocidad de 3,3, 3,5 milímetros por año y este es un hecho fundamental.”

Primera parada, Venecia, la ciudad de los canales. Un lugar típico para estudiar la protección y gestión de las costas

Durante siglos, sus habitantes han construido canales, redireccionando ríos y reforzando los islotes para proteger la laguna de las acumulaciones de sedimentos o de las inundaciones por los aumentos de las mareas.

Pierparolo Campostrini, Director de CORILA: “La laguna de Venecia tiene muchos problemas, el más conocido el de la inundación de la ciudad. Pero la laguna es un delicado sistema geológico, casi efímero. Si no hubiéramos tomado medidas específicas, ya habría desaparecido.”

Se puede apreciar el desafío que supone proteger la costa en las imágenes desde el aire.
El proyecto MOSE pretende crear una enorme barrera contra las mareas en Venecia. Finalizará en pocos años.

La investigación de Pierpaolo Compostrini se basa en métodos naturales para preservar la laguna, como la construcción de nuevos bancos de arena y rompeolas submarinos.

Pierparolo Campostrini, Director de CORILA : “Los rompeolas submarinos son una parte del sistema de protección que hicimos cuando construimos la playa, de modo que limitara la erosión y aumentara la defensa de la costa. Recientemente hemos visto que los diques que construimos como protección, se convertirán en un refugio para la biodiversidad.”

El laberinto de canales e islotes es vital para preservar la vida marina y de las aves. Un gran reto es encontrar la manera de proteger los delicados bancos de arena del paso de los barcos. En el proyecto, el equipo de Pierpaolo esta evaluando sistemas como estas barreras flotantes.

Pierparolo Campostrini, Director de CORILA: “En este campo experimental estamos probando la eficacia del “onda rail” para soportar el mayor volumen de tráfico que tenemos en este canal, con el frecuente paso de barcos bastante grandes.”

Bancos de arena diferentes requieren diferentes soluciones. Algunos utilizan barreras fijas, otros bolsas semipermeables de rocas o conchas.

Los científicos han desarrollado modelos teóricos muy sofisticados para entender el comportamiento de los bancos de arena y de esta forma han visto que hay que dejar espacios en las barreras para que el agua se pueda oxigenar y permita la existencia de vida en el interior.
.
Pierparolo Campostrini, Director de CORILA: “Las matemáticas son muy complejas, pero nos ayudan a comprender mejor el proceso. Se han utilizado ecuaciones fractales para entender el comportamiento. Estamos recreando el entorno natural para comprenderlo mejor y esto está ayudando a los ingenieros a una mejor reconstrucción de un trozo de naturaleza que se estaba perdiendo”

Nuestra segunda parada es Santander, donde el ingeniero Fernando Méndez está estudiando cómo el cambio climático modifica el tamaño y la dirección de las olas.

Su función en el proyecto Theseus es comprender cómo la forma de las olas altera nuestas costas.

Fernando J. Méndez, Profesor Asociado de la Universidad de Cantabria: “Para evaluar los cambios morfológicos en una playa lo que tenemos que tener es un modelo conceptual en el cual las olas se van aproximando hacia la costa, las olas rompen, en el momento en que las olas rompen actúan como un martillo que pone el sedimento en suspension. Y en función de las corrientes longitudinales o corrientes de retorno que existan asociadas al oleaje, se van a producir zonas de acumulación de sedimento o zonas de erosión del sedimento.
Si tenemos un cambio en la direccion media del oleaje, lo que vamos a tener es un cambio en la forma en planta de la playa, y se va a producir un giro. Ese giro va a producir una zona de acumulación y una zona de erosión del sedimento.”

Un paseo en barco es la mejor forma de obtener una vista clara de la bahía de Santander. Junto con Fernando está José Juanes, otro miembro del equipo Theseus que evalúa como enfrentarse al cambio climático.

Examinará el impacto del aumento del nivel del mar en las dunas de uno de los lados de la bahía. Al lado de las dunas hay casas, por lo que la acumulación de arena no es una buena solución.

José A. Juanes, Profesor Asociado de la Universidad de Cantabria: “Determinadas dunas que tengan poco recorrido, si la sobrelevación del nivel del mar es suficiente, pues se pueden romper incluso porque, dentro de los efectos del cambio climático, aparte de lo que es la sobreelevación del nivel del mar, puede haber una modificación de los patrones de lluvia, o de avenidas de los flooden, y entonces eso puede generar que partes de la duna se puedan romper, puedan desaparecer.”

El incremento de la erosión y las inundaciones son los dos principales problemas del aumento del nivel del mar. Los investigadores del proyecto ya saben que será necesaria una adaptación y la puesta en marcha de técnicas para proteger las costas.

Fernando J. Méndez, Profesor Asociado de la Universidad de Cantabria: “Si, por ejemplo una solución puede ser recrecer la cuota de un paseo marítimo un metro para evitar los eventos de inundación, esa es una solución de mitigación. O, otra solución es la regeneración, la realimentación de una playa, esa es otra opción de mitigación.”

Barbara Zanuttigh, Coordinadora del proyecto THESEUS: “Los métodos de defensa tradicionales no solo han mostrado sus límites, sino que incluso a veces han tenido un impacto negativo. Por tanto tenemos que trabajar para las costas, pero preservar la calidad de nuestro entorno. Y tenemos que encontrar el consenso con la población porque por un lado necesitan sentirse seguros, pero por otro necesitan ver que se cuida el medio ambiente en el que viven.

La clave está en encontrar el equilibrio para trabajar con la naturaleza en lugar de contra ella.

www. theseusproject .eu. theseusproject .eu