Última hora

Última hora

Continúan las críticas a Sarkozy por su política de Inmigración

Leyendo ahora:

Continúan las críticas a Sarkozy por su política de Inmigración

Tamaño de texto Aa Aa

Poco antes de las vacaciones, Francia transmitía al mundo estas imágenes. Fue una expulsión en masa en un barrio a las afueras de París. El vídeo fue grabado por una asociación en defensa de la vivienda.

Después de los disturbios y durante un discurso en Greboble, Nicolás Sarkozy retomó dos de los temas que le llevaron al poder en 2007: la inmigración y la inseguridad ciudadana.

Para un presidente conservador, cuya popularidad va en declive, su intervención no hizo más que agravar las críticas.

“Asumo mis responsabilidades y se retirará la nacionalidad francesa a toda persona de origen extranjero que voluntariamente haya atentado contra un funcionario de policía, un militar de la gendarmería u otra persona depositaria de autoridad pública.”

A mediados de julio, otras imágenes protagonizaron las portadas de todos los medios franceses. En la misma ciudad, Grenoble, un presunto “atracador” fallecía como consecuencia de los disparos de una patrulla. La noticia conmocionó a todo el barrio, y desató una oleada de violencia que recuerda a aquéllas provocadas hace cinco años por pandillas urbanas.

El discurso de Sarkozy fue criticado por expertos Constitucionalistas, como Guy Carcassonne:

“ El primer artículo de la Constitución garantiza la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley sin distinción de origen. En cualquier caso, usted no puede retirar la nacionalidad francesa a una persona y condenarla a ser apátridas, está prohibida por el derecho internacional. “

El ministro francés del Interior, Brice Hortefeux, anunció que la mitad de los 300 campamentos ilegales de gitanos, serán desmantelados en tres meses y que se expulsará a sus países de origen, a los miembros de este colectivo que hayan cometido algún delito.

Desde la oposición, esta política de seguridad no es más que una tapadera para amortiguar la dudosa relación entre el Ministro de Trabajo y la multimillonaria de L’Oreal, Liliane Bettencourt.