Última hora

Última hora

Cronología del vertido en el Golfo de México

Leyendo ahora:

Cronología del vertido en el Golfo de México

Tamaño de texto Aa Aa

La mayor catástrofe ecológica en la historia de Estados Unidos empezó el 20 de abril de 2010, con una explosión en una plataforma petrolífera en el Golfo de México. Mueren 11 trabajadores de BP.
 
La plataforma se hunde dos días después y la tragedia humana pasa enseguida a un segundo plano, ante el drama ecológico.
 
Diez días después de la explosión, la marea negra alcanza la costa estadounidense. Para entonces, el presidente Obama ya ha declarado “catástrofe nacional” el vertido que expulsa miles de barriles de petróleo al día. Y las autoridades estadounidenses advierten de que BP no controla la situación.
 
Barack Obama visita hasta en 4 ocasiones la zona afectada por el derrame mientras se escuchan las primeras voces críticas sobre la tardanza del Gobierno en hacer frente a la situación. Obama afirma que BP tendrá que solucionar el problema.
 
El consejero delegado de la petrolera Tony Hayward comparece ante una comisión del Congreso el 17 de junio, y pide disculpas por primera vez, ante el chaparrón de críticas de los congresistas. Un mes más tarde, será destituido.
 
Paralelamente, se suceden los intentos de BP de detener la fuga. El primero, con una caja de acero, fracasa. Tampoco da fruto la instalación de un tapón de barro. Pero sí se obtienen los primeros resultados positivos en recogida de parte del petróleo que sale por la tubería.
 
Finalmente, el 15 de julio, la compañía anuncia que ha conseguido sellar la fuga de crudo por completo, con una campana de contención provisional. Hasta entonces, el pozo averiado ha dejado escapar casi 5 millones de litros de petróleo. La tormenta tropical Bonnie obliga a suspender durante unos días las tareas. Y el 4 de agosto, finalmente, BP anuncia que la operación definitiva de sellado del pozo Macondo, mediante la inyección de cemento y lodo pesado, ha tenido éxito. Obama se apresura a decir que la lucha contra el vertido está llegando a su fin.