Última hora

Última hora

La sequía rusa no afectara al mercado mundial del trigo

Leyendo ahora:

La sequía rusa no afectara al mercado mundial del trigo

Tamaño de texto Aa Aa

Los incendios, la sequía y el calor han hecho estragos sin precedentes en los campos de Rusia.

Un 20% de sus plantaciones de cereales se han destruído.

Los más afectados han sido los agricultores rusos, pero los ganaderos también han sufrido la falta de forraje para sus animales. Ahora, para sobrevivir, dependen de los subsidios del gobierno:

“ El Primer ministro nos prometió ayuda para sobrevivir a la sequía y espero que estos recursos nos llegue a nosotros, a los agricultores, no a otros, como viene siendo habitual”, asegura el presidente de la asociación de agricultores rusos, Alexander Kolotev.

Las consecuencias de esta sequía ya ha transpasado las fronteras rusas, sobre todo en el mercado del trigo, la primera cosecha de cereales del país.

De la producción global, Rusia aportó un 8% en 2009, convirtiéndose así en el tercer mayor exportador mundial de trigo. Este año la situación será muy diferente:

“La sequía en Rusia no tendrá un impacto grave en el volumen, pero sí afectará seriamente a la producción. El año pasado producimos 97 millones de toneladas y este año apenas llegaremos a la cuarta parte.”, ha manifestado un analista del trigo, Andrei Sizov.

La Unión Rusa del Grano es algo más optimista pero ha reducido sus previsiones iniciales a un rango de entre 72 y 78 millones de toneladas, comparadas con los 97 millones en 2009 y los 108 millones en 2008.

En la actualidad el gobierno ruso asegura que no se impondrán restricciones a las exportaciones, pero los analistas ya adelantan una caída del 50%.

Como consecuencia, los precios del trigo se están disparando en los mercados internacionales. Esta semana, han alcanzado su máximo en dos años. Además de Rusia, también Ucrania está afectada por la sequía, y también tiene previsto reducir sus exportaciones.

No obstante, el planeta está a salvo de una escasez. Después de dos años marcados por una producción mundial récord, las existencias continuarán rondando niveles relativamente altos.