Última hora

Última hora

Anapka, el burro volador, acogido en las cuadras del Kremlin

Leyendo ahora:

Anapka, el burro volador, acogido en las cuadras del Kremlin

Tamaño de texto Aa Aa

Anapka es un tierno burro ruso salvado por la campana. El diario británico The Sun le ha apadrinado después de que sociedades protectoras de animales de varios países pusieran el grito en el cielo precisamente por haber puesto al burro en el cielo.

Fue lo que literalmente hicieron unos empresarios, con inequívoca vocación gamberra, para promover una playa privada en el mar de Azov, en plena zona cosaca.

No dudaron en aparejar al burro con un paracaídas de ascensión atado a una motora y hacerlo volar durante media hora. Dos años de cárcel según el código penal ruso por maltrato de animal a animal. En la playa lloros de niños y fotos.

La reacción de los defensores de los cuadrúpedos acosados, con Brigitte Bardot y el tabloide británico a la cabeza: “Nuestros lectores se conmovieron profundamente aunque el burro fuera un burro ruso. Nos escribieron miles de lectores por correo electrónico, teléfono, cartas, sacas de correo. Querían que hiciéramos algo por el bienestar del animal así que enviamos un equipo de rescate para asegurar su bienestar”.

Anapka, pasará el mes en los establos del Kremlin, en la cuadra presidencial, porque la cosa ha trascendido; tendrá dieta especial contra sobresaltos aéreos. Cuando se haya tranquilizado viajará a un asilo equino en Inglaterra.