Última hora

Última hora

Diez millones de personas en Moscú están expuestas a esta nube tóxica

Leyendo ahora:

Diez millones de personas en Moscú están expuestas a esta nube tóxica

Tamaño de texto Aa Aa

Es como la niebla, pero pica y hace un calor asfixiante. Son los efectos en la capital rusa de la histórica ola de calor y el humo de los incendios forestales
 
La situación es tan grave que la mortalidad se ha multiplicado por dos en la capital rusa. De una media de 370 fallecimientos al día se ha pasado a 700, principalmente por insuficiencias cardíacas o crisis respiratorias. Se han habilitado centros especiales de atención a quienes sufren estos problemas. Y mientras, cada uno se busca la vida.
 
Un moscovita cuenta que se ha ido, directamente, a un hotel moderno, con aire acondicionado, donde hace 18 grados.
 
Este otro lo lleva peor. Dice que utilizan métodos tradicionales como poner gasas o lino en las ventanas. “Pero vamos, lo que hay que hacer es irse de Moscú”, dice, a donde sea, cuanto más lejos mejor”.
 
Los moscovitas miran hacia el cielo, que no se ve desde hace días, y están atentos, sobre todo, al parte meteorológico.
 
“El viento del sureste debería cambiar de dirección hacia el sur o el suroeste y así el ambiente debería mejorar algo”, explica desde la agencia estatal de meteorología rusa Alexey Liakhov, “De noche, el aire en la ciudad y en la región de Moscú debería estar más limpio porque los vientos serán de componente oeste”.
 
Fuera de Moscú, las autoridades temen que, de la mano de la canícula, aparezcan las epidemias como el cólera. Los casos de gastroenteritis se han multiplicado. De manera que se han intensificado los controles de los alimentos y el agua.