Última hora

Última hora

Los niños huérfanos pakistaníes, la cara más amarga del drama

Leyendo ahora:

Los niños huérfanos pakistaníes, la cara más amarga del drama

Tamaño de texto Aa Aa

En total suman seis millones. Se han quedado sin familia, perdidos y muchos de ellos enfermos.

Es la cara más dolorosa de las inundaciones que se han convertido en la peor catrástofe natural en la historia de Pakistán.

Seis millones de niños viven bajo la lluvia, sobre el lodo, padeciendo hambre y enfermedades. La pregunta principal en la actualidad es saber cuánto tiempo pueden resistir en estas condiciones.

Cientos de aldeas en Pakistán de una zona aproximadamente del tamaño de Italia, han quedado aisladas. Como un diluvio, la lluvia ha arrebatado la casa a dos millones de personas.
Las víctimas mortales se cuentan por centenares.

Y ahora, el siguiente capítulo de este drama es la propagación de enfermedades. El cólera ya ha aparecido, y también hay riesgo de que aparezcan la hepatitis y el tifus.

Las agencias humanitarias han alertado de que la ayuda llega de forma muy lenta a los millones de afectados que no sólo se han quedado sin casa, también sin agua potable y alimentos.

En muchas ocasiones, son varios hermanos los que se han quedado sin padres, y un niño de 14 ó 15 años tiene que convertirse de la noche al día en el cabeza de familia.

Echados a su suerte, los niños comen y beben lo que encuentran por el camino. UNICEF está distribuyendo galletas hipercalóricas para compensar los problemas de malnutrición que padecen la mayoría. Pero la solución del problema es mucho más compleja y la zona afecta, inmensa.

Muchos sufren gastroenteritis, enfermedades cutáneas y deshidratación a causa de la suciedad.
Es el caldo de cutivo perfecto para que los virus se extiendan a sus anchas.
Según Naciones Unidas, 3 millones de niños están en peligro de muerte, sobre todo a causa de enfermedades que se transmiten al beber agua en mal estado.

En un hospital hotel de Peshawar, están completamente desbordados, los medicamentos escasean y los que quedan se dan preferentemente a los niños.

“La mayoría de niños”, cuenta este doctor, “nos llega con vómitos y diarrea. Ya hemos tratado a unos 100 ó 200. Muchos dejarán el hospital pero 30 ó 40 necesitan un tratamiento continuo.”

De momento, están confirmados 36.000 casos de diarrea aguda y el primero de cólera.

La zona con más peligro es la del noroeste, lugar habitual de batallas entre el ejército y la guerrilla talibán.

Los niños vagan con cada vez menos fuerzas y peligros crecientes…