Última hora

Última hora

La difícil ayuda de la ONU a Pakistán

Leyendo ahora:

La difícil ayuda de la ONU a Pakistán

Tamaño de texto Aa Aa

Aunque la situación humanitaria se agrava cada hora que pasa, la ayuda sigue llegando a duras penas.

Dirigentes de varias ONG ya han dicho por activa y por pasiva que, con la aparición del cólera, las muertes se pueden contar por miles día tras día.

La petición de ayuda lanzada este fin de semana
por Ban Ki Moon y el Presidente pakistaní, de retorno de su visita a Europa, poco ha cambiado, de momento, el panorama.

Falta de popularidad del país, mala imagen, crisis económica, Haití…posibles explicaciones no faltan pero las cifras están ahí:

La ONU ha pedido 360 millones de euros como ayuda urgente para los seis millones de afectados que se calcula, están al límite de la supervivencia.Sólo la tercera parte de esa cantidad ha llegado.

En Haití, en cambio, en menos de un mes la ONU ya había conseguido el 90 por ciento de sus demandas.

Pero en términos generales, 2010 está siendo un año especialmente complicado para la ayuda internacional. Y sólo el 50% de las demandas de la ONU en el mundo entero han sido satisfechas.
Los países menos ayudados son el Yemen, Uganda, la República Centroafricana y Guatemala.

Y varias razones lo explican. Haití, por supuesto. El seísmo que acabó con la vida de 225.000 personas y dejó a un millon de personas en la calle, ha concentrado todos los esfuerzos solidarios a principios de año y agotó los fondos recaudados por donativos, desplomados por otra parte a causa de la galopante crisis económica.

Pero también hay razones internas. En 2005, tras el mortal seísmo que azotó Pakistan, la ayuda fluyó rápidamente. Cinco años después surgía la polémica, cuando se descubrió que más de 300 millones de euros de ayuda internacional jamás habían llegado a las arcas de las autoridades responsables de la reconstrucción.

El presidente Zardari y el gobierno, puesto gravemente en cuestión a raíz de la gestión de la crisis, reconocieron negligencias en la gestión de los donativos y prometieron trasparencia a través de la creación de un departamento especial para la gestión de fondos de ayuda y de un portal web accesible a todo el mundo

Pero la confianza será difícil de reinstaurar. La población continúa acusando al gobierno de no hacer lo suficiente, y señala con su dedo a la difusa corrupción en los altos estamentos.

Los 30.000 soldados desplegados con helicópteros por todo el territorio no son suficientes para convencer a los pakistaníes

De hecho, la gente está recurriendo a otras instancias. Las organizaciones islamistas, pese a que alguna de ellas esté en la lista de terroristas, recaudan muchos fondos y su ayuda sobre el terreno está siendo más visible e inspirando más confianza que la del gobierno.

Incluso prometen repartir dinero si dejan circular libremente a los líderes talibanes.

Mientras, Occidente observa preocupada y desconfiada la evolución de esta tragedia.