Última hora

Última hora

Pakistán: tras las inundaciones, el hambre

Leyendo ahora:

Pakistán: tras las inundaciones, el hambre

Tamaño de texto Aa Aa

Un drama sin fin. El nivel de aguas sigue bajando en el tercio norte y central de Pakistán, y para los veinte millones de damnificados por las inundaciones la prioridad ahora es recibir agua y comida, bajo la amenaza real de morir de hambre.

Con sesenta mil efectivos desplegados por todo el país y campamentos de asistencia instalados bajo su propia iniciativa, el Ejército de Pakistán se ha ganado el apoyo popular frente al Gobierno, blanco de numerosas críticas por su gestión de la crisis provocada por las lluvias monzónicas. Lluvias que ahora se han desplazado hacia el sur del país, donde ya ha comenzado el éxodo de unas doscientas mil personas que buscan refugio zonas meridionales.
Las inundaciones, que han causado la muerte de al menos 1500 personas, avanzan ahora en provincia de Sinh.

Ayer el ministro de Exteriores paquistaní agradecía a la comunidad internacional la ayuda enviada hasta el momento.

Tras el apremiante llamamiento de la ONU, el plan de emergencia elaborado por Naciones Unidas ha conseguido el compromiso de financiación internacional para el 70 por ciento de los casi quinientos millones de dólares que se necesitaban, aunque la cifra de ayuda hecha ya efectiva es mucho menor.

Australia ha enviado un cargo militar y la OTAN ha ofrecido sus medios de transporte para enviar también ayuda humanitaria a Pakistán. Ayer partió el primer avión de la Alianza desde Alemania.