Última hora

Última hora

Francia explicará mañana a la CE sus expulsiones de gitanos

Leyendo ahora:

Francia explicará mañana a la CE sus expulsiones de gitanos

Tamaño de texto Aa Aa

Estamos en las afueras de Lille, al norte de Francia.Hace una semana había aquí un campamento de gitanos. Hoy sólo quedan los restos.

Con este son ya 128 los campamentos ilegales desmantelados en Francia en el último mes, y cerca de mil de sus ocupantes expulsados.

Bruselas, ante la oleada reciente de críticas, pide explicaciones. Mañana una representación del Gobierno de Nicolás Sarkozy intentará defender ante los comisarios europeos la legalidad del desmantelamiento de 300 campamentos de gitanos y la expulsión incentivada de sus ocupantes.

Bernard Kouchner, el Ministro francés de Asuntos Exteriores ha manifestado: “Hace 25 años, Rumania y Bulgaria, además de otros países no estaban en la UE; ni siquiera había caído el Muro de Berlín. Ahora en Europa, cada uno es responsable de la integración de sus ciudadanos. Me rompe el corazón ver los abusos a que están sometidos algunas minorías, pero especialmente los gitanos, la explotación, niños que son drogados para simular que están enfermos y así provocar compasión. No me agrada nada ver esta opresión real e incluso esclavización.¿ Cómo solucionarlo?¿ Dimitiendo yo?. Lo he pensado.”

París asegura que, desde comienzos de año, más de 8.000 romaníes, la mayoría procendentes de Rumanía y Bulgaria, han sido deportados a sus países de origen “ voluntariamente”.

Sin embargo, una comisión de derechos humanos de la ONU afirma que muchos de los gitanos no habían sido plenamente informados de sus derechos o no habían aceptado libremente, la deportación.

Para Anaïs Faure Atger, analista del Centro de Estudios Políticos Europeos, Francia no cumplió con la legalidad de las normas comunitarias:

“Nicolás Sarkozy no puede deportar a la gente de manera colectiva. La deportación de un ciudadano de la Unión Europea sólo se puede llevar a cabo bajo una evaluación individual, caso por caso”.

Si se comprueba que la expulsión de gitanos en Francia no se ajusta a la legislación de la UE, Bruselas puede iniciar un procedimiento contra el país.

El Gobierno francés ha utilizado las excepciones previstas, como la distorsión del orden público y la falta de recursos, para llevar a cabo las deportaciones.