Última hora

Última hora

La vuelta a casa... o a lo que queda de ella

Leyendo ahora:

La vuelta a casa... o a lo que queda de ella

Tamaño de texto Aa Aa

Es el momento de regresar a casa… o a lo que queda de ella. Las aguas van volviendo a su cauce y miles de pakistaníes regresan a sus ciudades y pueblos casi con lo puesto. Pero el camino tiene que ser a pie, porque las inundaciones dejaron muchas carreteras inservibles y no hay barcos para todos.

Las riadas se llevaron por delante las vidas de 1.500 personas. Y más de 17 millones sufren sus consecuencias.

Muchos han perdido todo lo que tenían. Algunos se refugian entre chozas improvisadas de palos y mantas. Los más afortunados han conseguido hacerse con una de las tiendas de campaña en los campamentos instalados por el Ejército.

La ONU, el ejército pakistaní y las organizaciones humanitarias confiesan no dar abasto para llevar comida, medicinas y agua potable a la población.

A medida que el agua se retira, se forman grandes lagos de agua estancada: un caldo de cultivo para enfermedades, desde la malaria hasta la disentería, anemia y problemas respiratorios.