Última hora

Última hora

La difícil vuelta a casa de los Boys

Leyendo ahora:

La difícil vuelta a casa de los Boys

Tamaño de texto Aa Aa

Estamos con Heather y sus hijas, Maddie y Taylor, en su casa en la base militar de Fort Bliss, en Texas. Desde esta tarde esperan ansiosas la vuelta a casa del cabeza de familia.
 
-¿Cree que habrá cambiado? pregunta nuestra corresponsal
 
-Creo que todos serán diferentes a la vuelta. En cuanto a él…lo descubriré pronto…en cuestión de horas.
 
“Papá explica Heather no podía volver cuando mis hijas le llamaban. Ellas no han podido hablar con su padre cuando han querido. Todas esas pequeñas cosas que hacen, las historias tan divertidas que se inventan y las cosas que dicen….él no ha estado aquí para verlas. Pero ¿sabe qué? somos conscientes de que este es su trabajo…mis hijas piensan que su padre es un super héroe. Cuando les preguntan qué es su padre responden que es un super héroe.“ 
 
La Unidad de Mark, el marido de Heather, fue una de las últimas en retirarse de Irak. Los trescientos soldados de  “Ready First”, han pasado nueve meses en Kirkuk. 
 
_¿Qué es lo que más ha echado de menos cuando estaba tan lejos? 
 
-“Principalmente mi mujer y mis hijas, porque tienen 3 y 4 años y claro están en pleno crecimiento y todo eso. Te tienes que limitar a verlas en un vídeo”
 
La unidad de Mark no ha sufrido pérdidas graves. Sólo dos de sus soldados resultaron heridos el año pasado. Sin embargo en ocasiones la vuelta es tan difícil o más que estar en el terreno.
 
Los desórdenes post traumáticos y las depresiones son moneda común entre los veteranos. El Departamento de la Defensa y la Oficina para los Veteranos publican regularmente estudios más que preocupantes sobre el incremento de los suicidios entre los veteranos.
 
La situación es especialmente grave desde 2007. 
 
98 soldados que participaron en las guerras de Irak y Afganistán se suicidaron en 2009. Y la cifra se refiere sólo a los casos de suicidio confirmados.
 
Los soldados reciben ayuda psicológica desde su llegada. 
 
“Cuando vuelven -dice este psicólogo- están un poco desorientados. No saben qué les espera“ 
 
“Han estado fuera durante tanto tiempo, alejados de sus mujeres o de sus maridos…y a eso se suma por su puesto el trauma de la guerra. Por eso hay que darles tiempo, un paréntesis de readaptación“ 
 
Para Mark Shoaf la guerra ha terminado. Como él, la mayoría de los soldados estadounidenses se han retirado gradualmente de Irak en el último año, antes del 31 de agosto, la fecha simbólica que habían fijado las autoridades estadounidenses.
 
2006 y 2007 fueron los peores años de la guerra en término de víctimas. En ese periodo murieron 4.400 uniformados y 30 mil resultaron heridos. 
 
Aún quedan 1300 efectivos de Fort Bliss en Irak. A partir del uno de septiembre, la misión se llamará Nuevo Amanecer y sus soldados no formarán parte de las tropas de combate, sino que apoyarán e instruirán a los soldados iraquíes. Difícil saber lo que la nueva unidad aportará en el terreno.