Última hora

Última hora

Estado de emergencia en Nueva Zelanda tras un terremoto de 7,2 grados

Leyendo ahora:

Estado de emergencia en Nueva Zelanda tras un terremoto de 7,2 grados

Tamaño de texto Aa Aa

Han tenido mucha suerte. El fuerte seísmo que este sábado por la mañana sacudió Nueva Zelanda no ha dejado tras de sí ninguna víctima mortal, aunque centenares de personas se han quedado sin hogar y se refugian ahora en polideportivos, bibliotecas y otros edificios públicos.

El gobierno ha decretado el estado de emergencia y ha impuesto el toque de queda para controlar el pillaje; sobre todo en la cuidad de Christchurch, la segunda del país, situada en la isla más meridional del archipiélago.

Con 7,2 grados en la escala de Richter, el terremoto de esta madrugada ha sido el más violento de los últimos ochenta años. Y eso que Nueva Zelanda está acostumbrada a este tipo de fenómenos ya que se encuentra a caballo entre las placas australiana y del Pacífico. Cada año se registran aquí unas 15.000 sacudidas. Quizá por eso, no ha habido víctimas mortales que lamentar.

Los daños materiales, sin embargo, son cuantiosos. Autopistas, vías férreas, el tendido eléctrico, las canalizaciones del gas, calles enteras partidas en dos. Incluso el aeropuerto ha permanecido cerrado durante varias horas. Se calcula que las obras de reconstrucción costarán más de mil millones de euros.