Última hora

Última hora

Agua: ¿fuente de conflicto en el futuro?

Leyendo ahora:

Agua: ¿fuente de conflicto en el futuro?

Tamaño de texto Aa Aa

En una parte del planeta abunda. Pero en otras es un bien escaso.

Cerca de 1 200 millones de personas, casi una quinta parte de la población mundial, vive hoy en regiones con penuria de agua, y otros 500 millones se están aproximando a esta situación.

Cambios demográficos, crecimiento económico y recalentamiento climático son factores que modifican el acceso al agua y su calidad.

El 70% del agua se destina a la agricultura. Los expertos aseguran que las precipitaciones cada vez más escasas, debidas al cambio climático constituyen una amenaza mayor para la seguridad alimentaria y el crecimiento económico. Los continentes más afectados por ese cambio son África y Asia

En Asia, el 66% de la agricultura depende directamente de las lluvias, un 28% menos que en África subsahariana.

La escasez lleva a las poblaciones a usar aguas residuales para los cultivos. Más del 10% de la población mundial consume alimentos procedentes de cultivos irrigados con agua que contiene productos químicos o microorganismos patógenos.

La contaminación del agua es otro reto crucial para la salud y el desarrollo:

Cada día se vierten dos millones residuos orgánicos de origen humano en lagos, ríos y mares.

Los países en vías de desarrollo se deshacen así del 70% de sus residuos industriales, mermando los ya de por si escasos recursos de agua potable.

El 97% del agua que hay en el planeta es salada. Sólo hay un 3% de agua dulce, y de ese porcentaje, un 70% esta encerrada en cascos glaciares y el 30% restante en el subsuelo. Al final la humanidad sólo tiene acceso al uno por ciento.

El recalentamiento climático agrava el problema global, ya sea con inundaciones masivas que intensifican el problema de la contaminación o con sequías persistentes en otras partes del mundo que diezman a las poblaciones y al ganado del que dependen para alimentarse.

Según los expertos, de aquí a 2030 el 47% de la población total del planeta vivirá en zonas donde escasea el agua.

Una situación suceptible de provocar tensiones, conflictos y movimientos de población.