Última hora

Última hora

Aída, grandiosa y ligera

Leyendo ahora:

Aída, grandiosa y ligera

Tamaño de texto Aa Aa

Grandiosa, una vez más, Aída, según Franco Zeffirelli, ha cerrado la temporada en el anfiteatro Arena de Verona.

La ópera más espectacular de Verdi compuesta para la inauguración del Canal de Suez recrea un drama psicológico en el Egipto faraónico

Es la historia de amor entre Aída, una princesa etíope, pero esclava en Egipto, y Radamés, comandante de las fuerzas del Faraón que ocupa la tierra de Aída.

Para la soprano, Amarilli Niza, conocida en la escena operística internacional, la clásica lucha entre patria y amor en la que se debate Aida, hace de ella una mujer moderna: “Veo Aída como una mujer moderna y lo pienso sobre todo ahora. Es una mujer que está llamada a defender valores tan preciados como la patria o la familia y, en nuestra época, en la que escasean ciertos valores, creo que una mujer como Aída que encarna unos valores tan sólidos por los que está dispuesta a morir, está extremadamente de actualidad”.

“Sin mencionar a las tres cuartas partes de las mujeres de este planeta cuya condición es similar a la de Aída.”

“Es un papel muy variado, con múltiples facetas, lo que requiere mucha técnica: variables del color de la voz, del claroscuro; requiere gran capacidad de fraseo y de legato. Por momentos, todo esto puede ser muy lírico y elegíaco, y en otros, dramático y punzante, así que tienes que disponer de un bagaje técnico muy sólido para poder respetar las partituras de Verdi, una labor todo menos cómoda.”

Zeffirelli ha querido aligerar el carácter faraónico de esta ópera, por ello eligió el ballet de Vladimir Vassiliev para la puesta en escena de la Marcha Triunfal dando, así, fluidez al tradicional desfile de elefantes y caballos de las predecentes ediciones de Aída.