Última hora

Última hora

Un registro de lobbys para la Unión Europea

Leyendo ahora:

Un registro de lobbys para la Unión Europea

Tamaño de texto Aa Aa

En Bruselas, como en Estrasburgo, las personas dedicadas a los lobbys y a trabajar entre bastidores serían al menos 15.000. Desde hace dos años, disponen de la posibilidad de darse a conocer registrándose en la Comisión Europa. ¿Se ha ganado en transparencia?

Informar, aconsejar y, evidentemente, intentar hacer valer sus puntos de vista es el rol de estos lobbys o, mejor dicho, de los representantes de intereses, según la terminología oficial.

Si bien sus conocimientos se consideran como admitidos, la ambigüedad que envuelve a esta profesión provoca debate.

“Aquí, en Bruselas, cada uno sabe que los lobbys forman parte de un proceso de consulta y expresión de la parte de las organizaciones y las empresas, desehado por las instituciones”, afirma este consultor de la firma Euralia.

Transparencia obliga, los representantes de intereses han sido invitados, desde junio de 2008, a inscribirse en un registro especialmente puesto en marcha por la Comisión Europea para ellos.

El objetivo es identificar los intereses que influyen en el proceso de decisión comunitario y los recursos humanos y financieros que se movilizan con este fin.

Gabinetes de abogados, ONG, grupos de presión, sindicatos, empresas y otras organizaciones patronales… hasta ahora suman un poco más de 3.000. Todas las informaciones disponibles en este registro se consultan en esta dirección:

Hace falta, evidentemente, que estos lobbys actúen dentro de un marco perfecto de transparencia, con reglas precisas que permitan expresarse a los actores, se sobrentiende, aunque sin hacer lo que quieran.

Al inscribirse, los representantes de intereses se comprometen al mismo tiempo a respetar las disposiciones del código de conducta dictado por la Comisión. El único problema es que esta inscripción se hace de forma voluntaria. Y no se trata, por el momento, de algo obligatorio.

Bruselas trabaja ahora en la puesta en funcionamiento de un futuro registro común con el Parlamento. Un proyecto que podría hacerse realidad en junio de 2011.