Última hora

Última hora

Se endurece el pulso Bruselas-París

Leyendo ahora:

Se endurece el pulso Bruselas-París

Tamaño de texto Aa Aa

Las expulsiones de Francia de gitanos rumanos o búlgaros ha desencadenado una crisis sin precedentes entre París y la Comisión Europea.

La crisis se incubaba desde julio, cuando comenzaron las expulsiones, pero estalló definitivamente esta semana tras la publicación de esta circular del ministerio de Interior francés, fechada el 5 de agosto, en la que se especifica que los gitanos son el objetivo prioritario de las expulsiones.

Justo lo contrario de lo que le Francia había comunicado el 31 de agosto a la Comisaria europea de Justicia, Viviane Reding.

En esta reunión en Bruselas, el ministro francés de Inmigración e Identidad Nacional, Eric Besson, y el ministro francés para Asuntos Europeos, Pierre Lellouche, aseguraron que se trataba de expulsiones individuales.

Las sospechas de que París ha aplicado políticas discriminatorias contra una etnia crecen. Hasta en el ministerio de la inmigración se respiraba cierta incomodidad cuando Eric Besson reaccionaba a la circular de la discordia:

“No conocía esta circular. No estoy intentando desentenderme, pero la circular no me estaba destinada y por eso desconocía su existencia. Supe que existía gracias a ustedes este fin de semana”

Probablemente también Viviane Reding se enteró por la prensa de la existencia de la circular del cinco de agosto.

Y la comisaria europea de Justicia reaccionó con un puñetazo sobre la mesa:

“Personalmente me siento interpelada por unas circunstancias que dan la impresión de que se expulsa de un Estado miembro a personas sólo porque pertenecen a cierta minoría étnica. Pensaba que Europa ya no sería más testigo de este tipo de situación después de la Segunda Guerra Mundial”.

Es la segunda vez que las instituciones fuertes de la Unión dan un toque de atención a Francia. El pasado 9 de septiembre, el Parlamento Europeo aprobó una resolución instando a París a suspender las expulsiones de gitanos. Una iniciativa calificada de de “orden” por el ministro de inmigración francés al que París no piensa someterse.