Última hora

Última hora

Jimmie Akesson lleva a la extrema derecha al Parlamento sueco

Leyendo ahora:

Jimmie Akesson lleva a la extrema derecha al Parlamento sueco

Tamaño de texto Aa Aa

Es el rostro de la nueva extrema derecha sueca: Jimmie Akesson, 31 años y militante del partido Demócratas de Suecia desde los quince, ha conseguido en un tiempo record llevar al Parlamento sueco a un partido casi inexistente en las precedentes elecciones.

Seguro del papel de visagra que tendrá su formación, el discurso de este político de buena familia y de rostro afable es sosegado pero sin ambiguidades. Jimmie Akesson:

“Nuestro partido quiere tener el máximo peso en los asuntos que defendemos: una política de inmigración responsable, la lucha contra la criminalidad y dignificar la tercera edad”

Akesson ha cambiado la percepción que tenían sus compatriotas de la extrema derecha enterrando definitivamente la sombra del movimiento “Conservemos Suecia Sueca” del que surgió Demócratas de Suecia y expulsando a los elementos más radicales del partido.

Racista para sus detractores, el joven líder se autodefine como conservador y marca la diferencia con los otros partidos subrayando sus temas fundamentales: la inmigración, la criminalidad y el nexo entre los dos fenómenos.

Con postulados siempre al límite de lo aceptable, los demócratas de Suecia han denunciado una campaña de vandalismo en su contra y la censura de los medios durante la campaña electoral.

Aún así, su mensaje ha calado, sobre todo entre los jóvenes y quienes se estrenan en las urnas, según indican los sondeos.

En un contexto de crisis económica y de recortes en el estado de bienestar sueco y pese a un crecimiento del 4,7%, el paro sigue siendo elevado.

En junio de este año, afectaba al 9,5% de la población activa, y sobre todo, al 21,2 % de los jovenes de entre 20 y 24 años.

Pero la crisis económica no explica por sí sola un fenómeno en plena expansión en Europa.

En junio los holandeses llevaron al Parlamento a 22 diputados del populista Geert Wilders, Y en abril, la extrema derecha de Jobbik se abrió paso en el Parlamento húngaro.