Última hora

Última hora

Las financiaciones innovadoras ganan peso en la ONU

Leyendo ahora:

Las financiaciones innovadoras ganan peso en la ONU

Tamaño de texto Aa Aa

Cómo financiar la lucha contra la pobreza en un contexto de crisis económica. De donde sacar el capital necesario para cumplir los objetivos del Milenio; las financiaciones innovadoras asoman  como posible solución en la cumbre de la ONU.
 
Durante su intervención, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha pedido que se adopte esta nueva forma de solidaridad:
 
“Los modelos innovadores de financiación, las tasas a las transacciones financieras, podemos decidirlo aquí. ¿Por qué esperar?”
 
Horas después, el presidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero volvía a la carga desde la tribuna:
 
“Hay que instaurar una tasa sobre las transacciones financieras internacionales destinada a cumplir los objetivos del Milenio”
 
La financiación innovadora puede aplicarse en forma de diversos impuestos, ya sea sobre el turismo, internet, la telefonía móvil, las transacciones financieras o sobre los billetes de avión. Este último impuesto existe ya en una docena de países. Ya en 2005, el ex presidente francés, Jacques Chirac, enunciaba la idea:
 
“La cumbre de septiembre deberá marcar una nueva etapa en la financiación del desarrollo con la creación del primer impuesto internacional de solidaridad sobre los billetes de avión. He pedido al gobierno que inicie las gestiones necesarias para que ese impuesto empiece a cobrarse desde el año que viene”
 
La tasa internacional de solidaridad que grava los billetes de avión cuesta de uno a cuarenta euros por pasajero en función del destino y de la clase que se elija. Sólo con ese impuesto Francia ha podido añadir 160 millones de euros anuales a la suma que ya destina a la ayuda internacional.
 
Pero gravar las transacciones financieras es más complicado. Los 27 países de la Unión Europea aprobaron el principio en la cumbre del pasado junio, pero a condición de llegar a un acuerdo global en el seno del G20. Un consenso difícil, porque los países emergentes y Australia y Canadá se opusieron días después en la cumbre del G20 en Toronto.