Última hora

Última hora

Connect-R, cantante gitano de éxito en Rumanía, entre el amor y el odio

Leyendo ahora:

Connect-R, cantante gitano de éxito en Rumanía, entre el amor y el odio

Tamaño de texto Aa Aa

Connect-R hace furor en Rumanía. Su último single, “Still”, está en los primeros puestos de las listas de éxitos. Cantante, compositor, bailarín, actor, productor,… un artista ecléctico. Connect-R combina sin problemas el rap, el hip hop, el soul, el R’n‘B o el reggae.

Connect-R: Connect-R significa “el que conecta a las personas, las músicas, los estados de ánimo”. Partí de esta idea. Nunca he estudiado música, pero soy capaz de tocar el piano y de cantar sin ningún esfuerzo. Es algo innato y creo que es una ventaja. Pero yo crecí con otro tipo de música: Chuck Berry, Aretha Franklin, Elvis Presley, mucho rock and roll, blues, jazz… Pienso que lo que hago ahora es el resultado de una fusión, del talento de mi pueblo y de la educación musical que me dio mi padre.”

Una fusión muy comercial para alcanzar la fama, como reconoce el propio cantante. Algo que no le impidió lanzar un mensaje cuando su “Burning love” fue elegida mejor canción del 2010 en Rumanía: aquella noche, Connect-R se mostró orgulloso de ser gitano.

Connect-R: “Fue un acto valiente porque en Rumanía hay muchos prejuicios contra los gitanos. Creí que sería el momento ideal para decir que un gitano había superado su condición, que esto también pasa. Quería mostrar al mundo que no tiene sentido utilizar la palabra “gitano” como un insulto. Y enseñar también a los míos que se puede vivir de otra manera.

Me ha tocado tantas veces enfrentarme a esto. Cuando veo en You Tube todos los comentarios que hay, miles o puede que millones. Sí, dicen que es una buena canción, que canta bien, que la letra está bien, que el mensaje es bueno, que baila bien…. Lástima que sea gitano. Pero es que yo soy gitano.”

Connect-R, que dejó la mecánica por la música, no es del todo complaciente con los suyos. Al preguntarle por la polémica sobre la política de expulsión masiva de gitanos de Francia, dijo estar decepcionado. Pero no con la actitud del ejecutivo francés, sino con la de sus congéneres.

Connect-R: “Siempre he tenido muy en cuenta mis raíces y sigo teniéndolas aunque en menor medida. Sólo un poco porque al comparar el pasado con el presente… Antes los gitanos se dedicaban a muchas otras actividades, como el arte, los trabajos artísticos, la poesía. El gitano moderno ha cambiado mucho. Es doloroso lo que está pasando, sí lo es. Estas personas se quedan a las afueras de las grandes ciudades y hacen que nos avergoncemos. Sarkozy apoyó la entrada de Rumanía en la Unión Europea, hace algunos años. No creo que lo que está pasando ahora fuera algo premeditado. Aun sabiendo que puedo decepcionar a los míos, me parece que lo que está haciendo es algo excelente.”

La única solución para los problemas actuales es, según Connect-R, la educación y, en su defecto, la música.

Connect-R: “Hay una leyenda que cuenta que dios empezó a repartir oficios: artesanos, pintores, decoradores, doctores, ingenieros,… Todo. El gitano fue el último en llegar. Venía con plumas en el pelo, acababa de salir del gallinero porque siempre ha sido perezoso. Le preguntó a dios: “y a mí, ¿qué me das?” Dios le dijo: “No me queda nada, has llegado demasiado tarde, no tengo nada que darte”. Entonces, el gitano se dio la vuelta y dios, haciendo prueba de su bondad, dijo: “Espera un segundo. Tengo algo que darte”. Y le dio un violín. Debería ser como una ley; la música es una de las virtudes más importantes que tienen y deberían aferrarse a ello.”