Última hora

Última hora

Cultivo de OGM: ¿una decisión nacional o europea?

Leyendo ahora:

Cultivo de OGM: ¿una decisión nacional o europea?

Tamaño de texto Aa Aa

Los ministros europeos de Agricultura se han reunido en Bruselas para estudiar la propuesta de la Comisión Europea de que sean los Estados miembros los que decidan sobre el cultivo de organismos genéticamente modificados en su territorio.

Varios países como Francia o Alemania ya han mostrado su oposición asegurando que va en contra de la Política Agrícola Común.

“Lo resumiré en dos palabras. Por fin, por fin empiezan las negociaciones”, dijo el Comisario de Sanidad, encargado del dossier.

El ministro de Agricultura italiano también se ha mostrado en contra explicando que la norma supondría una “renacionalización” de las políticas comunes europeas.

“Sería ridículo no tener una posición común en algo tan importante como este asunto. Sería demasiado fácil que algunas veces legislemos sobre detalles de algunos productos pero cuando las cosas se ponen difíciles entonces cada uno hace lo que quiere”, dijo.

Para la asociación ecologista Greenpeace, detractora de los organismos genéticamente modificados, el verdadero debate es el de la seguridad de estos productos. Algo que aseguran, ignora la propuesta de la Comisión.

“El verdadero problema es la seguridad, la controversia científica sobre la seguridad de estos productos. La Comisión debería garantizar que la seguridad se encuentra en el centro de la propuesta y que los cultivos seguros sean los que acaben en los supermercados”, explica un portavoz de Greenpeace.

Cada vez que los 27 han intentado llegar a un acuerdo sobre el cultivo de un nuevo OGM el resultado ha sido nulo. En los supermercados, los consumidores se sienten un poco perdidos.

“Tenemos muchos productos agrícolas entre los que elegir, por eso es difícil saber cuál es el bueno y cual es el malo”, asegura un chico mientras hace la compra.

“¿Que si me gustaría encontrar productos modificados en mi plato? No creo que tenga la posibilidad de elegir. Las empresas son muy poderosas como para darnos esa posibilidad”, dice otro.