Última hora

Última hora

Luzkov pierde su pulso contra el Kremlin

Leyendo ahora:

Luzkov pierde su pulso contra el Kremlin

Tamaño de texto Aa Aa

El hombre de las mil gorras ha perdido su combate contra el Kremlin.

Tras 18 años al frente del Ayuntamiento de Moscú, con más de 10 millones y medio de habitantes censados y una economía de 200 mil millones de euros, es decir el 25% del PIB del país, el rey Yuri Luzkov se ha quedado sin corona.

Luzkov fue uno de los últimos potentados locales que Boris Yeltsin puso al frente de las regiones en la década de los 90.

Del partido comunista, como el grueso de los políticos de su generación, Luzkov fue nombrado Alcalde de Moscú en el 92 por Yeltsin, en pleno caos postsoviético.

Casi inmediatamente lanza su particular transformación de la ciudad. La capital soviética se convierte en cuestión de meses es un escaparate del capitalismo a la rusa: dinámico, lujoso, deslumbrante.

Sus partidarios destacan la realización de los grandes trabajos realizados durante su mandato, como la reconstrucción de la Catedral de Cristo Salvador.

Pero el boom inmobiliario y económico del centro de la ciudad no logra ocultar el foso entre ricos y pobres, visible sobre todo en la periferia de la capital, y sus detractores le acusan de sacrificar edificios históricos a los promotores.

Y entre esos promotores…su mujer. En un principio simple empleada del Ayuntamiento, Elena Baturina es actualmente la mujer más rica de Rusia, poseedora de una fortuna de más de tres mil millones de dólares y de un auténtico emporio en los sectores inmobiliario y de la construcción.

Su fulgurante enriquecimiento ha suscitado todo tipo de acusaciones de nepotismo.

Los detractores de Luzkov han llegado incluso a hacer una campaña televisada en su contra. En este vídeo difundido estas últimas semanas en las cadenas afines al Kremlin, se le acusa de haber favorecido a su mujer, de aceptar sobornos y de gastar más dinero en poner a salvo a sus abejas durante los incendios de verano que en trasladar a los moscovitas.

Nacionalista y ferviente ortodoxo, Luzkov también es conocido por sus posturas extremistas, sobre todo en contra de los gays. Hasta ahora, las manifestaciones de homosexuales eran reprimidas en Moscú con la misma contundencia que las marchas de la oposición.

Elegido en el 96 y reelegido en el 99 y en 2003, Putin puso la primera piedra del fin de su reinado al suprimir en 2004 las elecciones para los puestos de Alcalde y Gobernador.

Pero a sólo dos años de las presidenciales, la posición del primer ministro era delicada, y Luzkov seguía generando millones de votos para el Partido Rusia Unida.

En los últimos tiempos, Luzkov parecía haber perdido parte de su tirón. Pero en la danza del poder en Rusia puede que no haya dicho su última palabra