Última hora

Última hora

Lágrimas por los árboles talados en Stuttgart

Leyendo ahora:

Lágrimas por los árboles talados en Stuttgart

Tamaño de texto Aa Aa

Comienza la tala de los primeros árboles para construir una estación central en la ciudad alemana de Stuttgart. Ha empezado entre un fuerte despliegue policial y ante la triste mirada de muchos vecinos que se han manifestado día sí, día también, desde este verano, para intentar detener las obras.

Decenas de personas han resultado heridas en las protestas que la policía ha reprimido con gases lacrimógenos y aspersores de pimienta.

Piden que se conserve la vieja estación y no se levanten las nuevas infraestructuras, que incluyen túneles, puentes y 60 kilómetros de vías. Los vecinos consideran la obra demasiado costosa (7.000 millones de euros), demasiado larga (9 años), y sobre todo, demasiado destructiva.

Pero las protestas contra este ambicioso proyecto bautizado como Stuttgart 21, han sido inútiles: Los primeros árboles cayeron, de noche, bajo la lluvia, entre pitidos y gritos de los manifestantes que lanzaban botellas y otros objetos.

La canciller Angela Merkel, cuyo partido, la Unión Cristianodemócrata, defiende el proyecto, ha hecho un llamamiento a la calma a quienes incluso, lloran, literalmente, por los árboles caídos.