Última hora

Última hora

Brasil: el fin de la era Lula

Leyendo ahora:

Brasil: el fin de la era Lula

Tamaño de texto Aa Aa

Incontestablemente, el fin de la era Lula marcará la historia de Brasil.

En 2002, el ex sindicalista de inspiración troskista se convirtió en el primer presidente de izquierda en la historia del país

Luis Inacio Lula Da Silva era plenamente consciente del enorme peso y las expectativas que el país depositaba en él.

Pero más que ahogarse en las responsabilidades, supo imponer una tercera vía a la brasileña y situar a su país en el primer plano internacional.

En 2010 la revista Time le designa como el dirigente más influyente del planeta.

Difícil suceder a un personaje con un índice de popularidad que ronda el 80% … no es por casualidad si no ha faltado a ninguno de los mítines de la candidata oficial, Dilma Roussef.

Todos coinciden en señalar que su victoria anunciada responde en gran parte a la popularidad de su mentor.

Aunque Dilma lleva la política en la sangre y tiene ya a sus espaldas una experiencia de 7 años en el Gobierno, cinco de ellos en el cargo equivalente al del primer ministro, su designación como sucesora de Lula tuvo una acogida dispar

Ex golpista y revolucionaria, encarcelada y torturada bajo la dictadura, se lanzó a la arena política inmediatamente después de su liberación sin llegar a ser elegida y se afilió al partido de los Trabajadores en el año 2000.

Desde hace cinco años pilota el ambicioso programa de aceleración del crecimiento y lucha desde el principio de la campaña para romper su imagen de tecnócrata.

Pocos dudan de que proseguirá la obra de Lula, tal vez con menos brío pero, en sus propias palabras, con el mismo convencimiento.

Frente a ella, el socialdemócrata y ex gobernador de Sao Paulo. Pese a sus intentos, José Serra, no parece haber conseguido frenar el efecto Lula. Sobre todo porque ha renunciado a cualquier ataque frontal contra el presidente saliente

Desprovisto de munición en aras de la estrategia, ha centrado su campaña en el futuro, repitiendo sin cesar el mismo mensaje: Brasil puede hacer más y mejor.

Ex ministro con Cardoso, está desde 2007 al frente del estado más rico del país.

Puede presumir de tener más experiencia que su rival, pero en su contra juega su falta de carisma y el resultado de su gestión en Sao Paulo.

A lo largo de la campaña la única candidatura que ha cobrado amplitud es la de la tercera en liza, la candidata de los Verdes Marina Silva.

Ex ministra de medioambiente de Lula, y ex miembro del Partido de los Trabajadores, dimitió por desacuerdos sobre la política ecológica del gobierno.

Su combate principal, y es conocida mundialmente por ello, es la protección de su amazonia natal.

Silva preconiza además la promoción de la justicia social y del desarrollo sostenible.