Última hora

Última hora

Afganistán busca la reconciliación

Leyendo ahora:

Afganistán busca la reconciliación

Tamaño de texto Aa Aa

Karzai reitera su oferta de reconciliación al tiempo que se multiplican los signos de negociaciones secretas con los jefes talibanes.

Precisamente hoy, que la guerra entra en su décimo año, el presidente afgano ha inaugurado el Alto consejo para la paz. Esta instancia se encarga de dirigir los esfuerzos de reconciliación con los insurgentes que acepten entregar las armas a cambio de un empleo.

El objetivo último es buscar salida a un conflicto empantanado pese a que el número de soldados de las fuerzas internacionales se ha multiplicado por diez. En Afganistán el balance no deja lugar a dudas: desde hace tres años, la insurrección ha ganado terreno e intensidad.

Reflejo de estas dificultades: después de nueve años los militares estadounidenses todavía no han tomado el feudo talibán de Kandahar.

Matthew Crawford, oficial de la Inteligencia estadounidense:
“Son extremadamente audaces. En los últimos dos años, los talibanes no tenían razones para esconderse, así que salían en plena luz del día.”

Es evidente que los talibanes no tienen dificultades a la hora de reclutar. Tan sólo en las numerosas madrassas habría miles de candidatos a la Yihad. Según los expertos, este tipo de guerra contra las fuerzas internacionales es fácil de mantener siempre que sus jefes permanezcan a salvo.

Harron Mir, analista político afgano:
“En cualquier insurgencia, como la actual en Afganistán, mientras los líderes talibanes permanezcan a salvo, en santuarios dentro de Pakistán y reciban apoyo logístico y financiero y puedan moverse libremente por Pakistán, será muy muy difícil derrotar a esa insurgencia sólo matando combatientes talibanes de bajo rango”

En cuanto a la población civil, la fatiga e incluso el resentimiento han ganado la partida a una guerra que no sienten como suya.

La vía de la reconciliación parece interesar tanto a Karzai como a Pakistán: nadie quiere enemistarse con los talibanes, una fuerza importante en Afganistán cuando los estadounidenses se hayan ido.