Última hora

Última hora

"Los Veinticuatro Violines del Rey" reviven el Versailles de Luis XIV

Leyendo ahora:

"Los Veinticuatro Violines del Rey" reviven el Versailles de Luis XIV

Tamaño de texto Aa Aa

En Versailles se celebra un concierto con un título evocador: “La época de oro de los Veinticuatro Violines del Rey”.

Resulta fácil imaginar de qué soberano se trata, pero, ¿quiénes eran los “Veinticuatro Violines del Rey”? Nos lo desvela el clavicordista y director de orquesta, Skip Sempé:

“El concierto de esta noche hace referencia a la orquesta que en el siglo XVII estaba considerada la mejor de toda Europa. Era la orquesta de Versailles, constituida y dirigida por Lully, el compositor más importante de la corte”.

“Los Veinticuatro Violines del Rey” fue, además del primer conjunto permanente, una de las orquestas más prestigiosas de la época, un equivalente de la actual Filarmónica de Berlín.

La prosperidad le duró 150 años, hasta que las influencias italianas se introdujeron en el panorama musical. A mediados del 1700, los instrumentos de cuerda que caracterizaban a este grupo fueron desapareciendo… y en su lugar, se fue imponiendo la viola. Curiosidades del destino, este instrumento es el que se usa ahora para rememorar el Barroco francés.

“Una orquesta sinfónica actual se compone de violonchelo, viola y dos partes de violín. Pero en la época de Lully había cinco partes en total (es decir, violines, violas, violas, violas, violonchelos), en aquella época había violas de tres tamaños diferentes”, explica el músico Sylvestre Vergez.

El Centro de Música Barroca de Versailles ha querido revivir el sonido de estas violas, reconstruyendo algunas de ellas, como la “quinte de violon”, ahora en manos de Sylvestre Vergez.

“El sonido se parece al de la viola…” asegura Vergez mientras explica cómo se coloca el instrumento. “Sabemos que en aquella época lo sujetaban con una correa, o se lo colgaban de un botón del traje.”

“La música barroca francesa cuenta con un repertorio muy amplio, aunque poco conocido. Se necesitan instrumentos especiales y músicos muy especiales, que tengan una especie de espíritu aventurero, aunque un espíritu aventurero diferente del que tienen los intérpretes de música clásica”, cuenta Sempé.

Sylvestre Vergez, fue uno de los que se atrevió:
“Cuando rescatamos estos instrumentos, hace dos años, nadie sabía tocarlos, hacían falta voluntarios. ‘¿Quién quiere tocarlo?’ De acuerdo, lo voy a intentar.”

“La música no ha envejecido en absoluto desde el 1600 o 1700. Ni los músicos, ni el público consideran que esté ya superada, al contrario, sigue viva, aunque haya que ir recuperándola, pero eso es lo que estamos haciendo”, aclara Sempé.

Para Sylvestre, se trata de una experiencia que va más allá de la música:
“Impresiona un poco saber que ha sido inventada aquí y que desapareció con el rey, con todo esto… toda una época…”

En esta edición de Musica! ha escuchado el “Passacaille”, de Jean-Baptiste Lully, extraído de “Armide”, y fragmentos de “Simphonie-Sarabande”, de Georg Muffat, de “Impatientia”.