Última hora

Última hora

Chile: operación rescate altamente medicalizada

Leyendo ahora:

Chile: operación rescate altamente medicalizada

Tamaño de texto Aa Aa

No hay manuales que expliquen cómo preservar la salud de personas bloqueadas a 700 metros bajo tierra durante dos meses.

A pocas horas de la operación salida, los socorristas se felicitan del camino recorrido: al menos los mineros no han tenido enfermedades graves durante su encierro.

Alejandro Pino, director de la Asociación Chilena de Seguridad:
“Lo que preocupaba a nuestro equipo médico era que alguien hiciera un cólico renal, que alguien hiciera un problema de apendicitis, cualquier tipo de situaciones de esa naturaleza”

Gracias al material que les hicieron llegar los socorristas, los trabajadores encerrados han podido hacerse regularmente pruebas físicas y psicológicas.

Jean Romagnoli, miembro de la Asociación Chilena de Seguridad:
“Este es un modelo similar a los once que se están usando abajo en la mina para monitorizar a los mineros; su frecuencia cardíaca, su frecuencia respiratoria”

Antes de que comience la operación rescate, dos médicos, uno de la marina estadounidense y otro de la compañía minera bajarán con los mineros para ultimar los preparativos.

Los especialistas temen riesgos de hipertensión, o al contrario, brutales caídas de la tensión arterial desencadenadas por la velocidad de la subida a la superficie.

Otro asunto que preocupa es la coagulación sanguínea, por eso toman aspirinas desde el domingo.

LLevarán también medias de contención y una faja, y unas seis horas antes de volver a la superficie, tomarán un líquido especialmente preparado por la Nasa para evitar los vómitos.

Una precaución necesaria habida cuenta de que la cápsula girará sobre sí misma durante los 20 minutos previstos para la ascensión.

Otro aspecto crucial es la gestión del estrés, y no sólo durante la operación de rescate.
Una vez en la superficie, los médicos estarán especialmente atentos a los síntomas del estrés post-traumático.

Doctor Franco Utili, especialista en urgencias de la Universidad católica chilena:
“Este es un síndrome que se caracteriza por transtornos del sueño, pesadillas por ataques de ira, por alteraciones de la alimentación que hacen que la persona viva una y otra vez el momento del recate o el momento del atrapamiento”

Hasta ahora, los 33 han demostrado una fortaleza de carácter y un optimismo fuera de lo común. Dos cualidades imprescindibles para salir de las entrañas de la tierra y nacer de nuevo.