Última hora

Última hora

El "Campamento Esperanza", el apoyo de los mineros de Chile

Leyendo ahora:

El "Campamento Esperanza", el apoyo de los mineros de Chile

Tamaño de texto Aa Aa

En el “Campamento Esperanza”, en Chile, la emoción está a flor de piel a pocas horas del rescate de los 33 mineros, atrapados bajo tierra desde el 5 de agosto. Las familias que se instalaron a las afueras de la mina de San José tras el derrumbe saben que su obstinación y perseverancia han sido claves para que se continuara con la búsqueda. La incertidumbre se asentó en las tiendas de campaña durante los 17 días posteriores al accidente, hasta que la perforadora subió con una nota: estaban vivos. La escribió Mario Gómez, el más veterano de los mineros, quien aprovechó para tranquilizar personalmente a su mujer, Lilian Ramírez:

“Lo que yo quiero que quede acá es un santuario. Un santuario grande y bonito, donde la gente pueda venir, donde las familias podamos venir, a agradecerle a Dios, a la Vírgen, a todos los santos que nos hayan devuelto a nuestras familias y que estén todos vivos porque esto fue un milagro muy grande.”

Jhonny Quispe, uno de los mineros que se salvó, considera que lo suyo también fue un milagro. Desde 2005 vive en Copiapó, a 40 kilómetros de la mina de oro y cobre en la que llevaba trabajando tres meses.

“Estoy asustado. Yo hubiese sido víctima, me hubiesen caído las piedras y está prohibida la entrada por ahí, a mí ni siquiera me hubiesen sacado, mi cuerpo. Los dueños nos estaban arriesgando a nosotros, a los trabajadores. A ellos les importaba ganar plata y plata. Yo creo que son unas personas que no tienen humanismo”, ha asegurado Quispe.

Su yerno, Carlos Mamani, boliviano como él, no tuvo la misma suerte; es el único extranjero del grupo de mineros que ansían salían a la superficie tras el largo encierro. Cada vez queda menos para el reencuentro con sus familias, las cuales han vivido su propia odisea. La solidaridad, el valor y la fe les han hecho seguir adelante. Ahora, sólo desean cumplir los sueños que han albergado durante estos dos largos meses. A Jessica su marido le ha prometido casarse por la Iglesia “de una vez por todas”:

“Me manda decir que nos vamos a ir de viaje con los hijos, con los nietos, que nos vamos a ir a relajar unos días. Y después viene el matrimonio”, ha explicado Jessica Yáñez.