Última hora

Última hora

Los primeros mineros salen a la superficie sin problemas

Leyendo ahora:

Los primeros mineros salen a la superficie sin problemas

Tamaño de texto Aa Aa

Era el momento más esperado desde hace casi 70 días: La salida del primero de los 33 mineros atrapados en la mina San José de Copiapó, al norte de Chile. Recibido por su hijo y su mujer, Florencio Ávalos ha sido el primero en alcanzar la superficie.

El presidente chileno Sebastián Piñera comentaba su breve conversación con Ávalos: “Florencio me expresó la gratitud que sentía él y también la de todos sus compañeros que han estado atrapados durante 69 días. La gratitud hacia Chile, la gratitud hacia los chilenos. Sintieron desde el primer momento que no estaban solos” decía el presidente.

La salida del primero de los mineros diez minutos después de la medianoche hora local, suponía la constatación de que el dispositivo de rescate funcionaba perfectamente.

Una hora después salía a la superficie Mario Sepúlveda, electricista de 39 años. Fiel a su carácter optimista (ha sido bautizado como el animador del Grupo de los 33) Sepúlveda ha repartido piedras de la mina entre los asistentes, incluido el presidente Piñera.

Sin duda este optimismo ha sido una de las claves en el éxito de la odisea que han vivido los mineros, digna de un guión de ciencia ficción.

Nada ha sido dejado al azar en esta operación de rescate sin precedentes, diseñada con la ayuda de expertos de la NASA. Primero, la cápsula Fénix 2 ha descendido dos veces por el pozo perforado sin nadie a bordo, sólo para comprobar con cámaras que el recorrido era seguro.

Luego ha comenzado el rescate propiamente dicho con el descenso de los socorristas que han ayudado a organizar la evacuación de los mineros.

Para asegurarse en lo posible de que no hay malas sorpresas durante el ascenso, los mineros llevan un casco con auriculares y micrófono, gafas para filtrar la luz, un cinturón biométrico, traje térmico impermeable o un vendaje para evitar trombos en las piernas.

Pese a los temores iniciales, los primeros rescatados han salido en perfecta forma. No hay más que ver a Mario Sepúlveda, que ha arengado a las decenas de personas presentes en el campamento “Esperanza”.