Última hora

Última hora

Un sistema metódico e ingenioso para traer a los mineros de vuelta a la vida

Leyendo ahora:

Un sistema metódico e ingenioso para traer a los mineros de vuelta a la vida

Tamaño de texto Aa Aa

Tras el ascenso del quinto rescatado, el joven Jimmy Sánchez, los ingenieros han reparado una de las ruedas de la ‘Fénix’, la cápsula diseñada por la NASA estadounidense y construida por los astilleros de la marina chilena.

Se han construido tres Fénix, por lo que pueda pasar. Pintada con los colores de la bandera nacional, la cápsula mide cuatro metros. El habitáculo en el que viajan los mineros mide 190 noventa centímetros de alto por 53 de ancho y tiene ocho ruedas para deslizarse por las paredes del tubo excavado hasta los 622 metros de profundidad.

Las paredes del pozo han sido reforzadas con tubos de acero durante los primeros 56 metros para evitar desprendimientos. Los ingenieros consideran que en el resto del trayecto la roca es lo suficientemente sólida.

Un primer grupo de tres socorristas ha descendido al pozo para ayudar a los mineros a subir y darles las instrucciones de uso de la cápsula. El rescate incluye un seguimiento de las constantes vitales de los mineros en todo momento, videocámaras y un sistema de comunicaciones por si se produce algún contratiempo.

Además de testar concienzudamente el dispositivo se ha establecido un estricto orden de salida de los mineros en función de su estado físico y psicológico.

En primer lugar un grupo de 5 que debían ser los más “hábiles y sanos” para comprobar que todo marcha bien, después el grupo de los 11 más débiles y por último, los 17 considerados más fuertes.

El rescate de cada minero dura en torno a una hora por lo que se calcula que en total la operación podría durar unas 48 horas.