Última hora

Última hora

Chile celebra a lo grande un final feliz

Leyendo ahora:

Chile celebra a lo grande un final feliz

Tamaño de texto Aa Aa

Los mineros volvían a nacer. Y Chile recuperaba la ilusión tras el rescate. El Campamento Esperanza saltaba y gritaba de alegría en este rinconcito del desierto chileno que por unos meses fue el hogar de periodistas y familiares.

No han faltado el confeti ni el champán tampoco en la ciudad de Copiapó, próxima a la mina, al ver sanos y salvos a los 33 mineros. Las lágrimas, ahora, eran de emoción.

La capital, Santiago de Chile, también era una fiesta. Miles de personas se echaron a las calles para festejar el desenlace de esta epopeya, mientras repicaban las campanas de las iglesias y sonaban las sirenas de los bomberos.

Las celebraciones se extendieron a lo largo y ancho del país, como si de un éxito deportivo se tratase. Era el final feliz, increíblemente feliz, de una historia que ha conmovido al mundo entero.